VULCANUS DIGITAL

VULCANUS DIGITAL

Journalismus und Kommunikation

Poesía en España

Decálogo regresivo, desde el cráter de un volcán.
(Andoni K. Ros Soler, para “Arte Regresivo II”, New-Hispania-2015) alrosoler@hotmail.com

No podemos saberlo; estamos ahogados por un manto de ignorancia y de estrechas quimeras.Parodias de hombres caídos de las vulvas de las madres; y nuestra pálida razón nos oculta el infinito. Queremos mirar: la duda nos castiga. La duda, esa ave sombría nos golpea con su ala de hielo… Y el horizonte huyendo en una fuga eterna…

(Jean Nicolás Arthur Rimbaud, poeta francés, 1854-1891):
                                                              marcelosaraceno.tripod.com/biografiarimbaud.http

 

I. Consternación.

¡Qué harán el siete y el dieciséis por vosotros!…
¿Qué harían todos aquellos catorces de abriles fríos?…
Yacer, yacer, yacer en lo irrenunciable
y estimular estambres de consternación infinitos.

No digo de la destemplanza en los andenes gélidos,
ni de la que sienten los amantes
cuando la luz ha roto lo que queda de dos;
no hablo de la consternación del sicario
ni de la del traidor del Partido o del Sindicato, ni de la del cuerpo
que no ha sido propuesto al fuego purificador.

Digo del ‘antes’, de lo que ha acaecido antes del ayer,
hablo de la desolación de los guarismos
raíz, en la soledad de los conjuntos;
de la perenne certeza de una vida sin amanecer.

.
II.         Nunca claudicarte.

Llegada la hora
para conocer lo básicamente sucedido,
el palmario proceso de los hechos
que dan origen a las cosas del sedimento
y ver más allá del bioma de la tundra yerta,
donde alguna vez vivió y cedió el mar…,
sólo nos queda ‘CaCO3’ -carbonato cálcico-.

Y ahora,
tendidos en desdibujadas cunetas del olvido,
en la profundidad de un averno político sin memoria,
hallamos pisoteada JUSTICIA y VERDAD;
y su razón de ser -y de ellos mismos-:
el reconocimiento y reparación de las víctimas…

Y un grito que maldice su soledad
y las deudas impagadas de los fascismos,
más allá del infinito, más acá de su propia expiación.

¡JUSTICIA, no nos duelas en tu pulsación ínfima!…
!Aquí nos tienes, VERDAD, dispuestos a nunca claudicarte!…
¡Hemos venido hasta aquí como exigíais!…
¡Traernos las calaveras que nunca encontrasteis!

.
III.        Silicio (‘SiO2’).

Padecimos épocas enteras, yo diría glaciares,
sintonizando en vano emisoras trans europeas
sobre los Pirineos y los Alpes.

Ser ‘ego’, no dejar de ser yo; no poder
evitar mi mí mismo, ese animal diminuto
que me habita desde el inicio de las edades,
al que entregué mi compleja historia, no sin recelo,
porque él un día vendrá a asesinarme…

Hoy lo busco en el fragor de la batalla,
esa enésima batalla que precede al sueño;
pero, solo soy capaz, y es triste aunque fecundo,
de plegarme a la evidente desolación
de ordenar dosieres y estantes
donde iracundo dejo descansar el dióxido
arenoso que traigo en mis zapatos,
la mitología romana, y la de los griegos,
y mi escasa pasión
por lo que hace felices a los egos.

Tuve mis veinte años, pasé por los cuarenta,
los cincuenta, ¡y los 60!, como muchos otros;
pero, dejo escritos mis ‘pijos’ y mis ‘odos’,
por si un día van y cambian las cosas
en esta tierra cainita de muchos simios y escasos lobos.

.
IV.       Envés de la piel.

No pudo fingir una sonrisa a las preguntas.
Aquella ‘insolvencia’ fue lo que hizo
de su piel una era de mies trillada, pisoteada…

Envés de la piel:
áspera gota de sal y brizna de luz austera,
lo que invadió su cuerpo acaso huero,
alcoba cerrada que nunca ventiló el aire.

Por ello hoy nadie sonríe,
ni nada ni nadie puede sonreír cuando
te echan de tu casa y caes,
con varias coces, a las orillas del hambre.

El envés desnudo y total es la pregunta:
la piel es la razón de la insolencia
y “la piedra pequeña que se arroja al estanque,
remueve el cieno –Herrera Marín lo dejó escrito-,
renueva el aire”…, y avienta la garganta.

Sacrificio, entrega, amor y lucha,
hilvanaron los transitados recuerdos;
sobre los lúgubres sucesos, interrogados cuerpos
que no se entregaron para callarse como simas.

.
V.        Intolerancia.

Aún las desapariciones
llevaban la morada costra de las heridas…
Y crecimos en los descampados en penumbra,
donde la tierra había sido con rabia removida,
por la sed del oxígeno hacia el viento.
Pocos lo supimos; la mayoría resistía
en una especie de cloaca de metálicos silencios,
sin apenas respiración, como aquella tumba.

Tal vez nada de esto
tenga que ver con la paz que no encuentro,
ni con la bondad de la física cuántica
cuyas leyes investigo con celo y sin esfuerzo.

Pero ya soy mayor para seguir el paso a la tirria
y noto que remo todavía por aquel mar de dudas,
hacia las respuestas últimas:
proclamo mi intolerancia
y des-celebro los naufragios de la vida
como si fueran hijos huérfanos hallados a la orilla.

.
VI.       Aquel pueblo,…

Ya no podemos resurgir débilmente,
no son nuestras la distancia y la rueda;
y ahora nos damos cuenta que, los traidores,
siempre han estado entre nosotros…

Ahora, otra vez caemos de un cerezo:
que los inefables han comido de nuestras manos,
que la Historia certera jamás será escrita;
y que nuestras vidas, solo serán polvo entre sus páginas.

Pero nuestros hijos descubrirán el color de la impostura;
descubrirán la ebriedad y la falsa crónica
de ese mundo reducido, aunque no lejano,
diciendo verdad a los hijos de sus hijos;
que, mostrando su sabiduría al Ágora armónica,
solemnes, proclamarán bonanza:

“Hay asuntos pendientes, más allá de la razón;
la guerra, sin honor, siempre es corola de hieles”.

VII.      Castros de ‚Iveria‘.

…Tal vez habremos de ser despedazados
por sus escuadrones de venganza; pero,
alguien tiene que pagar por la infancia maltratada,
y la negrura infinita de aquellos trenes…

Si la paz es esta sed de siglos que atenaza,
volveré a dormir bajo el designio de las detonaciones;
pero calculo más siglos atrás y me pregunto
por las guerras primeras…

Por el primer deseo de la herida;
Castros de Iberia, caídos al fondo de mis sienes.

.
VIII.     Aldea global.

Habitabais en el error del pan y el vino;
pensabais que la diferencia estaba en vosotros,
pero vuestro mundo ya tiene más de veinte siglos
y una empequeñecida caja-tonta para un cerebro
incapaz de intranquilizar a la astrología.

De nuevo, ahora,
os lanzáis a cerrar sin cauterizar todas las heridas
como si hubierais inventado la Libertad o el Sol;
pero, la Ciencia ya ha impartido su cronología:
sois hijos de una negra historia de silencios y mentiras.

Lo que ayer pudo ser un tiempo hermoso,
hoy solamente es distancia,
anti-espacio, caos, vacío y falta de perspectivas.

A vuestra imagen y semejanza habéis fabricado
esta ‘aldea global’, su falacia y sus diatribas.

.
IX.       Miedo y/o silencio.

Hay una gran diferencia entre el miedo y el silencio.
acallados gritos nutren la pócima en la que bebe el primero,
sombríos agravios, inimaginables afrentas
compitiendo en el negro concurso de la delación.

Vileza y desmemoria derribando diques
que muchos a duras penas construyeron
para hoy ser quienes somos, en verdad y razón;
en esta nueva Hispania de exiguos valores,
milenario páramo de la insidia y del Medievo,
donde aquellas plagas vuelven a desahuciar
-recobro y tente tieso-  la dignidad de los pueblos.

Historia arrasada por fétidos ríos de silencio;
mares obstinados de amnesia y sorda proclamación,
cobarde y traidora, que asesinaron la Tricolor
de entrañables aires democráticos y su arco iris de ilusión.

Tal vez ahora resulta duro mostrar
que los demás también son culpables.
Pero, quien enmudece o calla, habita la infamia:
las libertades transitadas fueron revendidas
-anteriormente vendidas o cambiadas por escaños-;
y el puñado de monedas fertilizó en este hedor de multitud.

.
X.        ‘Txakur Txiki’.  (Piedra Pequeña).

Háblame, hermano árbol:
decirle al mundo, buscad agua en los verbos,
pero no esperéis que las palabras abandonen su bosque
y nos salven de la derrota de la luz.

Las palabras sólo nombran la sombra de sí mismas,
son piedras diminutas –‘txakur-txiki’, amigo OHM- arrojadas
a las geologías del olvido, o al silencio de un estanque
si no fuera porque: “remueven el cieno,
airean el fondo y renuevan el aire.”

———————————————–./

Dedicados a:

 

ABRE (‘Adelante Bebés Robados de España’).

AERPA (‘Asociación de Ex presos y Represaliados Políticos Antifranquistas’).

AMESDE (‘Asociación de la Memoria Histórica y Democrática de España’).

CCIF (‘Coordinadora Contra la Impunidad del Franquismo’).

FERINE (‘Federación Estatal de Asociaciones de Emigrantes y Refugiados de España’).

FPMH (‘Foro por la Memoria Histórica’).

FIBGAR (‚Fundación Baltasar Garzón‘).

MPF-SPRD (‘Melo-Poe-Fant / Sismo Poético Resilente de Alemania’).

PCV (‘Plataforma por la Comisión de la Verdad’).

POETAP (‘Poetas de la Tierra y Amigos de la Poesía’).
Logo-POETAP (E-Mail) Color

 

 

 

„ARTE REGRESIVO II“ (Madrid, España),
Andoni K. Ros,
CCI-POETAP.- www.poetasdelatierra.org

Print Friendly, PDF & Email

Comments are closed.

Walter Trujillo Moreno en Poemas del Alma

Presentado por Poemas del Alma

 Traduzca la página / Translate the page / Übersetzen Sie die Seite

Contacto: info[a] vulcanusweb.de