Programa General de Transición hacia la Economía Política del

Socialismo del Siglo XXI en América Latina

Heinz Dieterich 11.10.2008

1. Ciencia internacional y movimientos latinoamericanos se unen

Ante la nueva crisis mundial de la economía de mercado (crematística), los movimientos sociales del Bloque Regional de Poder Popular latinoamericano (BRPP), las Escuelas científicas de Scientists for a Socialist Political Economy (SSPE), y el portal aporrea.org, se reunieron en Caracas, los días 8-10 de octubre, para dar a conocer el Programa General de Transición hacia la Economía Política del Socialismo del Siglo XXI en América Latina.

El tiempo ha llegado para transitar en forma democrática (por mayorías) hacia una economía no basada en el mercado, el precio, ni la ganancia. La implementación de la nueva institucionalidad económica socialista no puede posponerse más, si queremos proteger los intereses de la humanidad y de la vida en el planeta.

2. De la ciencia teórica a la ciencia aplicada

La Ciencia del Socialismo del Siglo XXI ha alcanzado tal grado de desarrollo que debe pasar del nivel teórico al nivel de la ciencia aplicada. El método de la ciencia para dar ese paso son los estudios pilotos empíricos. Nuestro Programa General de Transición concretiza en 17 medidas, consensuadas con los movimientos latinoamericanos del BRPP y sectores avanzados de la ciencia internacional, entre ellos los matemáticos, físicos, econometristas y economistas: Paul Cockshott, Raimundo Franco, Allin Cottrell, Klaus Bartsch y Heinz Dieterich, ese paso hacia la ciencia aplicada.

3. Sujetos y pasos de la transición

Escogimos a América Latina como lugar geográfico del encuentro de científicos y movimientos populares, por el alto grado de conciencia de sus movimientos sociales y la voluntad expresa de los presidentes Hugo Chávez, Rafael Correa, Evo Morales y Fernando Lugo, de avanzar hacia la Democracia participativa del Siglo XXI.

Si bien la cooperación entre el BRPP, el SSPE, aporrea.org y múltiples otras organizaciones es una iniciativa desde los pueblos y la comunidad científica, estamos convencidos de que solo la alianza entre pueblos, ciencia y sectores estatales progresistas puede crear el futuro democrático que la Patria Grande y el mundo entero anhelan.

Vamos a retroalimentar el Programa General de Transición en nuestros siguientes congresos internacionales, “Los pueblos con la ciencia construyen el Socialismo del Siglo XXI”, que tendrán lugar en el Estado Lara, Venezuela, del 5 al 7 de diciembre, 2008, y en Quito-Guayaquil, Ecuador, en mayo del 2009. La semana entrante explicaremos con más detalle algunas de las 16 medidas del Programa. Invitamos a tod@s l@s interesad@s y comprometid@s con el Socialismo del Siglo XXI, a enriquecer esta propuesta programática y participar en su aplicación.

Programa General de Transición hacia la Economía Política del

Socialismo del Siglo XXI en América Latina

1. Objetivo general de la Transición
El objetivo general de la transición es la construcción gradual y democrática de una economía democráticamente planeada, capaz de servir a la gente con equidad y eficiencia; con distribución igualitaria del ingreso; el uso del valor (tiempo de trabajo) como principio de contabilidad, cálculo de costos, e intercambio; la decisión democrática sobre “la forma” y el desarrollo de la economía; la combinación de la planeación democrática estatal con el apoyo/desarrollo de iniciativas locales y la cooperación a escala internacional.

2. Medidas de política anti-inflacionaria

Determinar el valor de las monedas conforme a las horas de trabajo realizadas en cada economía nacional.
Para la información de los ciudadanos se publica cada mes la tasa de cambio de la moneda/trabajo; en Venezuela, por ejemplo, la tasa de Bolívar/trabajo (valor).
La inflación proviene de ingresos impositivos internos inadecuados, y de controles de cambio de divisas que impiden al Banco Central usar el ingreso de excedentes externos para absorber el exceso de moneda nacional en circulación (open market policies). (Medidas para remediar ambos problemas han sido especificadas en nuestros trabajos teóricos).
Una vez estabilizado el valor de la moneda ésta podría renombrarse “Hora del Trabajo”; aunque la denominación de la unidad es secundaria, dado que, a diferencia del papel-dinero, expresa el valor real de los productos.
3. Política contra la explotación

Los tres grandes pilares de la explotación son Ganancia, Renta de la tierra e Interés. Para abolirlos son necesarios los siguientes pasos.

5. Introducir un sistema de contabilidad del valor (tiempo de trabajo, time inputs) capaz de calcular los insumos de tiempo requeridos para producir los bienes y servicios de la economía nacional. Esto requiere la extensión y el mejoramiento de las instituciones responsables de la recolección y divulgación de las estadísticas económicas nacionales; así como una complementación de los estándares de contabilidad actuales para empresas públicas y privadas que tendrán que reportar sus balances de uso del tiempo de trabajo (valor).
6. Reconocer por ley con rango constitucional que el trabajo es la única fuente del valor, tal como establecieron Adam Smith, David Ricardo, Karl Marx y John Maynard Keynes.
7. Dar a los trabajadores el derecho, con rango constitucional, de recibir el valor total creado por su trabajo. Esto no significa que los trabajadores podrán consumir todo el valor que producen porque habrá una deducción necesaria para cubrir los fondos sociales necesarios (salud, educación, nuevas inversiones, etc.) Esas deducciones, que podrían cobrarse en forma de impuestos, serán decididas democráticamente por los ciudadanos.
Las medidas “6” y “7”, una vez convertidas en ley y aplicadas gradualmente, eliminan a mediano plazo la ganancia del capital.
8. Establecer impuestos sobre los terratenientes a fin de captar la mayor parte de rédito de la renta de la tierra.

4. Política contra la usura
9. Cancelar el pago de las deudas ilegítimas e ilegales. Una cancelación general de deudas ilegítimas e ilegales debe ser política internacional del Socialismo del Siglo XXI.
10. Según las circunstancias nacionales concretas, la política económica debe acabar lo antes posible con la usura (el interés sobre los préstamos).

5. Ingreso Público

11. Hay que evitar la equivocada idea de que se pretende sustituir la explotación privada por la estatal. Para prevenir esta equivocación, los impuestos en un país socialista deben ser votados por los ciudadanos mismos. Esto podría hacerse electrónicamente, utilizándose la telefonía celular y fija con un sistema seguro y transparente que ha sido desarrollado en la Universidad de Glasgow (Cockshott y Renauld). La ventaja de este sistema es que no es susceptible a manipulaciones, como sucede con la votación electrónica vía Internet.
12. Gradualmente, hay que someter la aprobación de los principales rubros presupuestarios a esos plebiscitos electrónicos que deben estar precedidos por la enseñanza generalizada de conocimientos económicos básicos en toda la población.

6. Uso de métodos científicos avanzados en beneficio de la planeación y
participación democrática

13. Crear un Centro de Estudios Latinoamericanos sobre la Economía Política del Socialismo del Siglo XXI.
14. Realizar estudios pilotos con modelos de simulación macroeconómica, por ejemplo, el LAPROSIM (Long-Term Forecast and Simulation Model), en cooperación con autoridades nacionales y latinoamericanas, para informar a las mayorías sobre las opciones de la política económica nacional y latinoamericana. El uso científico-ético de estos modelos introduce la democracia informativa y decisoria de los ciudadanos en la actual economía mixta de mercado.
15. Avanzar el cálculo de coeficientes sectoriales, nacionales y latinoamericanos de Equivalentes Monetarios del Valor (Monetary Equivalent of Labour Time, MELT), en cooperación con autoridades nacionales (Banco Central, Ministerio de Finanzas) y supranacionales (Banco del Sur, CEPAL, SELAM, etc.). Este procedimiento permitirá expresar el valor objetivo (insumos de tiempo) de los productos a partir de sus precios de mercado, mediante una sencilla operación matemática.
16. Consensuar estudios piloto de contabilidad socialista (valor) en las empresas privadas, estatales y cooperativas dispuestas a participar en el desarrollo de una economía democrática participativa, paralelamente a la contabilidad capitalista existente (de dinero).
17. Usar la tecnología informática como herramienta de masificación participativa de la ciudadanía, tal como las plataformas interactivas que están siendo desarrolladas, entre otros, por peer to peer-fundación (p2p) y aporrea.org.

tomado de: http://amigo latino.de/indigena/noticias/newsletter/