POSTALES DEL DESTRIPADOR

Por: Osvaldo Antonio Ramírez
Algunas Postales han sido publicadas en mi libro "Fragmentos del diablo",.


I.- FINIS CORONAT OPUS

Mi hermana ha hecho maniobras para viajar a España.
Tiene el sexo duro en las batallas.
Dice el gallego (así lo llamamos aunque viva en Catalunya) que ella volará cierto día, cualquier año, a mojar sus espaldas en el Ebro. Allí hubo un frente una vez, muchos murieron.
Bienvenidas las cuentas, debo tanto dinero que me asusta una hermana que mendiga bien vestida.
Ella ha dicho:
De mí depende paliar el calor del catecismo y tanta rabia.
No sabe que está muerta, brilla de lejos, pero de cerca es lamentable su pobreza.

II.-VÍA AIR MAIL


No sabía si escribirte. Un ave ha raptado todo el tiempo disponible. Nuestra casa sigue igual, digo nuestra porque todos conservamos tu lugar aquí en la mesa, a veces vacía, casi siempre seca. Nada ha cambiado, sólo la casa remodelamos. Si estuvieras, no podrías caminar a oscuras como antes. Este esquema, por si vienes, guárdalo para que no te pierdas:
La sala: allí ahora almacenamos todo el tiempo de las tardes que están muertas.
En tu cuarto: construimos enorme despensa, está vacía, pero pronto la llenaremos de nobleza.
Dice mamá, aquí a mi lado, que debes descansar, recibió telegrama, decía:
Las curvas punto perdida posibilidad saltar vacío punto mejor dormir después del acto punto aquí tierra tiembla punto mujeres escapan punto sólo la distancia es suerte punto saludos, ayer.

III.- PECERA


Pasé toda la noche sin poder dormir. Aunque en realidad soñaba a retazos, pero siempre con Guramis. Venían al cristal de la pecera y yo preguntaba:
-¿Por qué no tienen párpados?
- No hay necesidad, los peces no lloramos, padecemos de escorbuto, aléjate.
-¿Por qué?
- Si ustedes, los hombres, tuvieran un poco de piedad, el estío fuese aún eterno y nuestras escamas cegarían de esplendor y la cola de los machos sería envidiada por el más hermoso de los peleadores.
- Y, ¿por qué tienen escamas?
- Para guarecer la piel del asco y los esputos.
-¿Por qué viven en peceras?
- No vivimos, existimos para reproducirnos y ser admirados por ustedes.
Cerré mis ojos.
No llores, me dijeron, tus detritos empañan el cristal, sé valiente y abre las compuertas, no podemos hacer otra cosa que no sea morir.

IV.- ROBINSON CRUSOE DIJO:


- Viernes, ¿por qué enmascaras tu lenguaje en los páramos de la incomunicación?
- No son mis palabras, es tu oído y el día de la semana, es el aire, que arrastra el aliento y bebe la destreza. Entenderás cuando aparezca el cazador de los marfiles y rompa con sus disparos las cadenas y la diáspora.
- He llorado este naufragio. Nadé en vano, pues he llegado a un laberinto.
- Cuidado con el laberinto. Puede aparecer el minotauro.
-¿Cuánto hay en él de animal y de hombre?
- De animal poco, de hombre casi nada.
- Y en la isla, ¿podremos algún día saciar la sed que nos separa?
- Esta isla es marinera en la tormenta y diestra en la hermenéutica de los puñales.
- Haremos fuego para ahuyentar la soledad y los malos pensamientos y no dejar espacio a las incomprensiones.
- Avisa a Tiresías, sólo él puede iluminar el futuro. Llama para que la Pitonisa cante nuestro oráculo.
- No hay reglas para medir el desespero, sólo nos consuela que Dios rodea esta isla en todas partes.
- Apresúrate, Viernes, no esperes más, lanza al mar una botella.

V.-PLEGARIA POR LAS ALMAS QUE DEAMBULAN
Para Andrés Casanova.

Un anciano con cara de acróbata, alma de guerrero, sonrisa de hetaira y verdades escondidas, saluda al cazador y prepara sus mordiscos, vale decir: es un canalla.
Han tenido buen olfato los traidores pero deben tener cuidado y vigilar los aires, puede aparecer un disparo y romper la copa.
El anciano ha dicho:
-Sobre ti edificaré mi imperio, sobre mi imperio lloverá cascadas y el fuego no será tan sorprendido.
Ahora esconden los vendajes aquellos que sonríen. En la misa hablan de familias. Las familias hablan de inmolarse. A sólo un paso acecha el desespero. Han caído los de abajo. Nada sucederá en los escarmientos.
Alguien grita:
- ¡Eeehh!, los del ático, siembren cruces en los caminos para que florezcan las calumnias y las farsas que regalan.
Los cadáveres enterrarán sus raíces y beberán la savia del cometa.
Ascenderán las almas y dirán una plegaria... para que los ángeles nos vean.

VI.- Conversación con mi alter ego


- Hay smog en mi ciudad.
- ¿De dónde viene el smog, del escape de los autos?
- No hay autos en mi ciudad.
- ¿De dónde vienen los autos, acaso de la frontera?
- No hay fronteras en mi ciudad.
- ¿Será que los mapas nos niegan sus contornos?
- No hay contornos en mi ciudad.
- ¿Se han perdido en el humo de las discusiones?
- No hay discusiones en mi ciudad.
- ¿Todos pensamos lo mismo?
- ¿Alguien en mi ciudad piensa?