En Bolivia, las orquídeas son la familia botánica con mayor cantidad de especies. Hasta el momento se logró identificar aproximadamente 1.340 especies, sin embargo se estima que podrían haber hasta 2.000 especies de orquídeas en nuestro país. En la ciudad de Santa Cruz, las especies de orquídeas no son tan numerosas, pero se encuentran varias muy interesantes.

El género Catasetum se encuentra en toda América tropical y tiene alrededor de 90 especies. Su forma de vida es epifítica: crecen sobre otras plantas sin dañarlas. Como todas las especies de ese género, la Catasetum fimbriatum tiene características especiales. Durante su evolución biológica, adquirieron la facultad de perder las hojas, para adaptarse a sequías temporales. De esa manera evitan la evaporación excesiva, conservando la humedad que necesitan para soportar la escasez de agua. Pocas epífitas pierden sus hojas temporalmente, propiedad que les da el calificativo científico de "plantas deciduas".


Otra característica del género Catasetum, es que una misma planta puede producir flores masculinas, femeninas o hermafroditas, muy diferentes entre sí, según la intensidad de la luz. Este hecho confundió a los grandes y renombrados botánicos del siglo 19, entre ellos a Charles Darwin, quienes creyeron que las plantas con flores machos eran especies diferentes de las con flores femeninas. Descubrieron su error cuando una planta dio flores hermafroditas.


En el género Catasetum, las flores masculinas tienen un mecanismo reproductor muy especializado. Los granos de polinios (nombre del polen en las orquídeas) son disparados con tanta fuerza, que pueden llegar a varios metros fuera de la flor. Su objetivo es llegar a pegarse en las abejas polinizadoras, las mismas que producen el disparo, cuando por accidente tocan unos gatillos ubicados dentro de la flor. Estos se aprecian como dos dientes en una de las fotografías adjuntas. Con el polen pegado en la espalda, el insecto transporta su valioso cargamento a una flor femenina, que logra ser polinizada de esta forma ingeniosa y complicada. Adjuntamos fotografias de la flor femenina, de color verde, y masculina, que es amarilla con manchas.



Esta vez, l@ saludamos con una rareza: la Aristolochia esperanzae o flor de la esperanza. No resulta muy atractiva esteticamente y, su olor, intenta imitar al de heces fecales animales. Estamos desacostumbrados a ese tipo de aromas, pero obtiene el efecto deseado: atrae moscas que ingresan por una pequenha puerta de la flor. Una vez dentro, quedan atrapadas y, solo consiguen salir, despues de haberla polinizado. Este comportamiento es comun en las aristolochias, una familia ampliamente distribuida en el mundo.


Esta especie, muy tipica de la vegetacion seca chaquenha, se reporto en Argentina, Bolivia, Brasil y Paraguay. En nuestro pais se conocen cerca de 50 especies de la familia. Es un bejuco o liana, que se encuentra en lugares no urbanizados. En nuestra ciudad, Santa Cruz de la Sierra, podemos encontrarla en sus alrededores, en parajes como Las Lomas de Arena o las riberas del Rio Pirai.


Por lo menos de Brasil se reportan varios usos indigenas. Algunos confirman su repulsividad, pues es abortiva y toxica. Inclusive se la utiliza para envenenar flechas. Pero otras aplicaciones medicinales tradicionales muestran su aspecto benigno, en padecimientos peligrosos, dolorosos y molestosos: tambien es usada contra mordeduras de vibora, fiebre y problemas intestinales.


Aunque sea con una flor tan extranha como esta, queremos expresar amistad y nuestros mejores deseos para usted. Nos despedimos hasta el proximo lunes, cuando nuevamente l@ saludemos otra flor. Que disfrute de una buena semana…

 

Con la preciosa flor del caracoré queremos saludarl@ y desearle lo mejor para este nuevo año. Para nosotros tiene el nombre científico de Cereus dayamii, aunque algunos consideran que le corresponde otro, según las leyes de la clasificación botánica. Se trata de un desacuerdo científico, de los que hay muchos, que se van resolviendo a medida que se encuentran mayores elementos de juicio.
La especie pertenece a la familia de los cactus y su nombre común es de origen Chiquitano. El caracoré puede desarrollarse hasta adquirir las proporciones de un gran árbol. Por eso adjuntamos fotografía de la planta completa, además de la flor.
Es muy frecuente y típico en los bosques secos de Santa Cruz, como el del Gran Chaco y el Bosque Seco Chiquitano. Crece en lugares abiertos o en el medio de los bosques. Uno de los ejemplares más espectaculares del caracoré, se encuentra en el Jardín Botánico de nuestra ciudad. Esperamos que este centro pronto pueda abrir sus puertas al público para mostrar los "tesoros" vegetales que alberga. Las flores del caracoré son grandes y hermosas, de apariencia muy delicada y sensual, casi virginal. Se abren al anochecer y se cierren muy temprano en la mañana.
Desarrollaron un olor bastante agradable para atraer a mariposas nocturnas, que son sus insectos polinizadores. El fruto es comestible y aprovechado en las zonas rurales. No todas las especies de cactus son habitantes de desiertos calurosos. Hay especies que viven en altitudes cercanas a los 5000 m.s.n.m, como en el volcán Sajama, por ejemplo. Hay otros que son epífitas, es decir, crecen en las ramas de otros árboles, en los bosques húmedos de montañas. Bolivia es un centro de diversidad de cactaceas (Cactaceae), el nombre científico de la familia de los cactus.
Se estima que en nuestro país tenemos más de 300 especies y, unas 200 de ellas aproximadamente, son endémicas (exclusivas: no se encuentran en ningún otro lugar del mundo). A nivel de países, probablemente solo uno, México, supera la diversidad cactacea de Bolivia. Pero a nivel de regiones sub-nacionales, ninguna otra en Sudamérica tiene tantas especies de cactus, como el centro y sur de Bolivia y el norte de Argentina. Esta familia se encuentra distribuida solamente en las Américas, desde la Patagonia hasta el norte de los EEUU. Que tenga un nuevo año tan hermoso como la flor y tan portentoso como la planta del caracoré.

sus amig@s de la Fundación Amigos de la Naturaleza (FAN-Bolivia)



Por sus frutos dulces y sabrosos, es muy apreciada localmente. Se ingieren como fruta fresca y también se elaboran deliciosas mermeladas. Su sabor hace recordar al del higo, del cual es un pariente lejano. Escribimos ambaib@ porque, para unos, lo correcto es el femenino ambaiba, proveniente del chiriguano; mientras que, para otros, lo es el masculino. Incluso hay mediadores que afirman que ambaibo es el árbol y ambaiba la fruta. Popularmente se distinguen los árboles-macho, que sólo dan flores con polen y los árboles-hembra, que además de flores dan frutos. Quizás esto haya contribuido en parte a la indefinición. Eventualmente las hojas del ambaib@ se dan vuelta o se cierran y muestran su reverso, de color blanquecino. Entonces el follaje del árbol aparenta haber pasado del color verde al blanco, lo cual es considerado un pronóstico seguro de lluvia. Si el ambaib@ "blanqueó" y "las hormigas salieron" es decir, intensificaron su actividad, lloverá en dos o tres días, se afirma en el área rural, y aún entre algunos citadinos que lo consideran un barómetro muy exacto. El lenguaje popular incorporó la expresión "dedos de ambaiba" para describir a la persona que continuamente escapa los objetos de las manos. Es sinónimo de dedos largos, delgados y endebles, con poca habilidad para sostener las cosas con firmeza y seguridad. Es una planta pionera de muy rápido crecimiento que se establece espontáneamente en áreas verdes, jardines o bosques alterados, porque prefiere lugares abiertos. Su presencia indica que ya no estamos ante un bosque intacto y, prácticamente, es una maleza entre los árboles. El indicador es válido para todas las zonas tropicales del mundo y compartido con casi todos los integrantes de su familia denominada Cecropiaceae. El o la ambaib@ de la ciudad de Santa Cruz se encuentra también más al norte, hasta los departamentos de Beni y La Paz, y en Perú y Brasil. Su nombre científico es Cecropia polystachya.

 

 

Científicamente llamada Rhynchospora nervosa, una especie que pertenece a la familia de las ciperaceas (Cyperaceae). Como muchas de las integrantes de esa familia, es típica de vegetación algo húmeda y de lugares difíciles, donde otras plantas no logran establecerse con tanto éxito. La estrellita blanca es una rara representante de su familia.
Casi todas tienen flores e inflorescencias poco atractivas. En el transcurso de la evolución, "sacrificaron" la belleza inicial de sus flores por desarrollar nuevas estructuras florales que optimicen la polinización, aprovechando el viento.
Sin embargo, la estrellita blanca, además de funcional quería ser hermosa y logró desarrollar nuevamente inflorescencias bonitas.
Pero, por supuesto, la verdadera justificación de su belleza re-adquirida es una razón funcional: atraer insectos polinizadores. Así, la estrellita blanca, demostró que la hermosura y la practicidad podían ir juntas. Hoy por hoy, esta cenicienta de las plantas es una especie muy exitosa. Logró colonizar muchos y diferentes tipos de habitats, en toda Latinoamérica tropical, desde Costa Rica y El Salvador hasta Bolivia y Brasil.
Es tan bella y exitosa que hasta logró "colonizar" nuestro Flor de Saludo Navideño, para pedirnos que florezca nuevamente la antigua belleza del corazón humano, que estamos perdiendo en nuestra supuesta "evolución", en nuestra loca carrera de "practicidad" y "funcionalidad". El amor, la paz, la amistad, la solidaridad y el respeto a las diferencias, son las hermosas flores del corazón humano que, al mismo tiempo, pueden "polinizar" un mundo mejor, demostrando así su funcionalidad y éxito … Que una estrellita blanca florezca, en su corazón y en el nuestro, en este Año 2002…

 

el guapurú, que pertenece a la familia de las Mirtáceas al igual que el guayabo, el guabirá, el arrayán y el saguinto. Su nombre científico es Myrciaria cauliflora (DC.) O. Berg. Los chiquitanos lo llaman taanumox y los pauserna ibapumi. Es una planta nativa de Bolivia, su distribución natural corresponde al departamento de Santa Cruz, en áreas secas o subhúmedas abajo de los 1.700 m de altitud. Hasta ahora fue reportado científicamente en las provincias de Andrés Ibáñez, Florida, Chiquitos y Cordillera.
Internacionalmente, se la conoce sólo en Bolivia y Brasil. El Guapurú es un pequeño arbolito de aspecto tortuoso, densamente ramificado, de corteza lisa que se desprende. Crece generalmente bajo la sombra de árboles más grandes. Sus frutos producen la impresión de estar pegados al tallo y se concentran en el tronco principal y las ramas gruesas. Son morados al principio y negros al madurar. Aunque en el imaginario colectivo es masculino, la sensualidad del árbol y también de la fruta le otorgan simultáneamente una faceta femenina.
Ojitos de guapurú, por ejemplo, es una expresión inmortalizada en canciones populares. Constituye un halago y se lo emplea como sinónimo de ojos hermosos, cuando una mujer los tiene grandes, agraciados, vivaces e intensamente negros. La fruta del guapurú corresponde a la clasificación de las bayas. Es de cáscara delgada y lisa, mientras que su pulpa es blanca y jugosa, de sabor agridulce. Se consume directamente como fruta fresca, pero también se preparan refrescos, mermeladas, licores, vinagre casero y otros. Además, la cáscara del tallo y del fruto es una eficaz medicina para la diarrea. Por todos estos usos, en áreas rurales se la cultiva cerca de las casas, para tenerlo siempre al alcance de la mano. Adjuntamos fotografía de la flor y del fruto. Nos despedimos hasta el próximo lunes, cuando nuevamente le enviemos otra flor para saludarl@. Que tenga una semana tan fructífera y abundante como el guapurú…

 

El Pachiito negro, un pariente pequeño de los pachios, de los cuales se conocen docenas de especies en Bolivia. Este tiene flores y frutos relativamente pequeños comparado con otros pachíos, por eso el diminutivo del nombre.

El fruto es de color morado oscuro, casi negro, de 15 a 30 milímetros de diámetro. Por su pequeñez, el fruto carece de valor comercial, pero su agradable sabor lo hace apetecible para el consumo humano. Son el deleite de niños, por ser dulces y jugosos, y de los adultos que tienen esa preferencia. También es alimento de varias especies de aves, las mismas que han ido transportando y distribuyendo las semillas por toda América tropical y subtropical.

El Pachiito negro pertenece a la familia de las pasifloras y su nombre científico es Passiflora tricuspis. Es una planta trepadora que crece en laderas boscosas, trepada a los arbustos.

En áreas verdes y jardines de la ciudad se establece espontáneamente, si no se cuidan y limpian demasiado. Sin embargo la jardinería y paisajismo urbano tradicional tienen otra filosofía.

La pulcritud, diseños predominantemente geométricos, desconocimiento de flora nativa, estética importada y preferencia por plantas ornamentales comerciales del extranjero, parecen caracterizarla.

Por el contrario, un manejo flexible, tolerante y adaptable de los jardines urbanos, permite disfrutar de muchas pequeñas perlas de belleza nativa, a la vez que beneficia la diversidad biológica.

Flores y frutos de plantas nativas atraen aves, mariposas, insectos y otros animales que estimulan procesos como la polinización.

Una especie que abunda en los bordes de los caminos y en otros lugares perturbados como lechos de ríos o chacos. Pertenece a la familia de las Asteraceae y es una especie invasora y advenediza, con amplia distribución en Meso y Sudamérica.

Logró invadir ecosistemas de Asia tropical y subtropical como China, por ejemplo. Representa a un grupo de plantas a las que les favorece mucho la degradación humana de los ecosistemas naturales. Las especies invasoras pueden ocasionar graves problemas.

Como se adaptan a diferentes condiciones ecológicas y se propagan fácilmente, son capaces de llevar a la extinción a algunas especies nativas menos exitosas. Pero esto no está confirmado en el caso de la zinnia. Lo cierto es que, las especies invasoras, algún día cubrirán la mayor parte de la superficie del planeta, si no logramos revertir las tendencias actuales. Sin embargo, tampoco hay que caer en la satanización de las especies invasoras, pues pueden tener usos o valores importantes para poblaciones humanas.

El caso de la zinnia ilustra muy bien lo anterior, porque se la cultiva mundialmente, desde el siglo XVIII, con fines ornamentales. Se aprovechan muchas variedades, cada una con diferente color en sus flores.

También el tamaño de las plantas difiere de una variedad a otra. En Bolivia, la zinnia está en diferentes eco-regiones, desde los bosques de tierras bajas, como Santa Cruz, por ejemplo, hasta los valles secos por encima de los 2500 m.s.n.m., como Cochabamba. Las Asteraceae son una de las familias con mayor número de especies, tanto en el mundo como en Bolivia. Unicamente la familia de las orquídeas la supera en número de especies.

 

Alain Muñoz. Coordinador de Comunicación. Fundación Amigos de la Naturaleza (FAN). Tel.: (++591-3) 355-6800. Fax.: 354-7383. E-mail: amunoz@fan-bo.org . Web: www.fan-bo.org . Casilla de Correo (físico) 2241. Kilómetro 7 .5 Carretera a Samaipata (Antigua Carretera a Cochabamba). Santa Cruz - Bolivia. América del Sur.


BOLIVIA SUS ENCANTOS Y CONTRASTES
PARQUE NACIONAL NOEL KEMPFF MERCADO



La "belleza humana" del Parque Nacional Noel Kempff Mercado. Etnicamente, los actuales habitantes del parque desciende de los Paucerna o Guarasug'we, que posteriormente se mezclaron con ayoreos y chiquitanos llevados a la zona como esclavos, durante el auge gomero. Por supuesto que también existe una importante vena blancoide, producto de los hacendados, estancieros y comerciantes.


adj la catarata Ahlfeld, del Parque Nacional Noel Kempff Mercado. Se encuentra en el río Paucerna, que desciende de la meseta de Caparú.


Tucán, una de las aves tropicales más atractivas y emblemáticas.


Hermosa y elegante garza nos lleva a hablar que el número de especies de aves del Parque Nacional Noel Kempff Mercado representa aproximadamente el 20% de las especies de aves de Sudamérica



Una especie de tortuga acuática.


Catarata Arco Iris, del Parque Nacional Noel Kempff Mercado.
También se encuentra en el río Paucerna, que desciende de la meseta de Caparú.


Aves tropicales, tienen mucha afectividad. Los científicos estiman que
eligen una pareja y la mantienen de por vida.


capibara o capiguara, se considera el roedor más grande del mundo


El Parque Nacional Noel Kempff Mercado, también podría ser conocido
como el parque de las mariposas. Aunque se desconoce cuántas especies existes,
se cree que es una de las zonas tropicales con mayor concentración o densidad de mariposas.