ASILADO EN EUROPA!

ANTES

En Europa existen muchos tipos de asilados: los asilados políticos; que por circunstancias de persecución, violación de los derechos humanos, exterminación selectiva o amenazas de muerte abandonan sus países.
Esta gente normalmente tiene cabida, en casi todos los países de Europa y pueden adquirir el derecho de asilados políticos, hasta que la situación para esa persona cambie y tenga las suficientes garantías dentro de su país para poder regresar.

El otro tipo de asilados; son los asilados económicos ó refugiados, quienes por razones de miseria, pobreza o endeudamiento exorbitado, se ven obligados a buscar maneras de solucionar su situación. Una de ellas es buscar un "país rico", "para hacer fortuna", salir adelante, pagar sus deudas y hacer dinero para retornar a sus país. Por lo general esta gente no tiene contacto ni con el idioma ni la sociedad, se aislarán y se reducirán a grupos pequeños, siempre con el temor de ser deportados o ser denigrados por los "legales" que presumen con remordimientos su estancia autorizada en Europa, porque en muchos de los casos los "ilegales" tienen mejor situación económica que una persona que vive y trabaja por estos lares, ya que el 50% de su sueldo se irá en pagar impuestos.

Otro clase de asilados son los aventureros, que por referencias de familiares, amigos o ex-enamoradas, sin poseer ningún antecedente político o mayores calamidades domésticas, un bendito día deciden salir a ver que les ofrece el mundo. Normalmente son gente sin un objetivo concreto, y sin la motivación suficiente como para poder sobrevivir en situaciones difíciles; vienen con la esperanza de encontrar una "Dulcinea del Toboso", que les ofrezca el país de
la holgazanería, donde encuentren todo sin pasar malos ratos y de ninguna manera dejar de lado los fines de semana para la diversión y el vicio,
para ahí desahogarse de sus penurias y contar lo bello de su vida pasada, cuantas veces se pueda y a cuanto se ponga enfrente.

Estas personas se pasaran años de años, rodando de un lugar para otro, no implorando, ni pidiendo, sino exigiendo o haciendo el honor con su presencia
a cuantos sea posible, no regresarán nunca de vuelta a su país a pesar de repetir hasta los últimos días de que el país, donde se encuentra es una "mierda", lleno de racistas, egoístas y maricones y la vida que él llevaba en
su país estaba llena de cosas bonitas y éxitos por montones.

Estos señores son los que vendrán a reducir la cultura de nuestros pueblos al mínimo, porque ellos serán la cultura y muchos de los europeos se basarán en ellos para poder dar opiniones de nuestra gente, juzgarlos y encasillarlos. Lastimosamente esto es un cuento de nunca terminar y se repetirá continuamente, porque esta gente, paulatinamente, irán trayendo, hermanos, vecinos, amigos que vengan en calidad de refuerzos y portadores de una parte del mundo, que se les está escapando como agua entre los dedos.

Muchas piensan que cuando viven en un país extranjero, siempre tienen que estar a la expectativa y en posición de ataque, pero desgraciadamente en ese estado emocional no conseguirán absolutamente nada, sino al contrario, se amargarán la existencia y se volverán sulfúricos y neuróticos. La mejor manera de conducirse en un país ajeno, es no olvidarse de que son extranjeros, ni tratar de parecerse a la mayoría, pintándose el pelo de rojo, dejándose una cola de caballo, poniéndonos aros en la nariz, genitales y orejas, o enajenándose social y psicológicamente, ni tampoco manchando o mancillando al país de origen, porque eso recae no sólo sobre si mismo, sino sobre todos los compatriotas, ahí incluimos hermanos, amigos, vecinos, etc.

DESPUES

La migración no es un problema actual, sino de todas las épocas, culturas y regiones, lo que pasa en nuestros tiempos, es que se ha constituido en crónica y en príncesa o príncipe azul de muchas personas. Se desarrolla como una forma de sobrevivencia o alternativa para vivir, en un mundo lleno de fronteras, leyes y prohibiciones.

Sin embargo, no es un buen síntoma cuando la gente empieza a abandonar
sus países, ya que donde viven no hay ni presente ni futuro, y está lleno de economistas que viven con la eterna idea que tienen la gasolina más barata del mundo; políticos corrompidos y los gobiernos no presentan, ni soluciones, ni alternativas a las crisis económicas. Siguen con sus políticas de privatizar y privatizar, a pesar de las fatales experiencias que ha dejado esa experiencia, porque la privatización se da, no para mejorar los servicios o modernizar, sino para sacar réditos personales y favorecer a los de siempre, a los ricos, Fondo Monetario, quienes no están dispuestos a ceder a sus riquezas, ni ha invertir sus capitales, ni crear fuentes de trabajo o mejorar el poder adquisitivo de la gente.

Mucha gente se pregunta.... ¿Què hacer?, las "revoluciones socialistas" han fracasado el capitalismo y el neoliberalismo se están hundiendo, Dios nos falló?, el mundo no se acabará el año 2000. ¿Què hacer?, tenemos que esperar a que vengan a conquistarnos nuevamente, que alguien se invente una nueva teoría revolucionaria o que el Papa oficialice el fin del mundo para el 3000.

No! Seguro que no!, estamos viviendo la época de la globalización mundial, los bancos, las empresas, los capitales se unifican, las ideas ecológicas se imponen. Por qué nosotros no nos globalizamos y empezamos a unir intereses y desintereses, seguro que algún día encontraremos la solución. No perdemos nada si lo intentamos!, aprovechemos el potencial de nuestros intelectuales,la energía de la juventud y la riqueza que ofrecen nuestros suelos y salgamos adelante sin tener que abandonar nuestros países.

Imagínense si los alemanes, rusos, ingleses, después de la segunda guerra mundial, cuando todo estaba en ruinas y la gente moría de hambre y de frío en las calles, hubieran decidido abandonar sus países en vez de reconstruirlos y sacarlos a adelante, nunca hubieran llegado a alcanzar el nivel de vida, el desarrolo tecnológico que actualmente tienen.

Adelante! Adelante !No dejemos morir a nuestros pueblos, en la miseria y el olvido, trabajemos por la unificación y mejoremos nuestras vida en todos los sentido. Ahí está la Internet, las organizaciones ecológicas que quieren ayudarnos, los indígenas con conciencia, los políticos consecuentes y realistas.

Aprovechemos de nuestra estadía en el extranjero, nada de hundirse en el alcohol, pasado o melancolía, saquemos provecho de lo que ofrecen los países ricos, con fines personales y de pueblo; transmitamos esos conocimientos adquiridos de persona en persona y de generación en generación, porque el retraso de Latinoamérica, no se debe a que seamos inferiores a los Europeos ni a nadie, sino que No tenemos la información ni el conocimiento suficiente para poder salir adelante. Siempre dependemos de los "países desarrollados" y cuando tenemos la información, la guardamos egoístamente en nuestro medio, intentando ser los únicos en progresar. Asi demoramos el día en que nuestros pueblos tengan el orgullo de llamarse latinos y no salgan a mendigar e implorar por el mundo, sino empiezen a engrandezcer sus naciones.

Por: Walter Trujillo