INDIGENAS ECUATORIANOS ENTRAN
EN EL NEGOCIO DEL GAS!

Por Wilson Proaño Periodista de Crea Comunicación.
Ecuador,Enero 2002

Por primera vez en la historia del Ecuador nueve nacionalidades indígenas ecuatorianas entran en el negocio del gas.

La visión sobre los indígenas, en el Ecuador, empieza a cambiar a raíz de 1990 cuando realizaron el primer levantamiento. Se tomaron Quito y obligaron al Presidente de República, de aquel tiempo, Rodrigo Borja, a firmar un convenio mediante el cual se les entregaba bajo escrituras más de un millón de hectáreas de tierra, en la Amazonía, región selvática del país y una de las más importantes reservas naturales que tiene el mundo.

Luego vinieron otros levantamientos, demandando reivindicaciones sociales. El más importante fue el que se registró en enero del 2000 que concluyó con el derrocamiento del Presidente Jamil Mahuad, hoy exiliado en Estados Unidos.

En la última década los indígenas han ganado espacios importantes en el Ecuador, sobre todo en el campo político. Por ejemplo, una de sus máximas dirigentes, Nina Pacari, fue Vicepresidente del Congreso Nacional. Luis Maldonado es actualmente el Ministro de Bienestar Social, Auki Tituaña, es el más destacado de los 23 alcaldes indígenas del país, ha recibido premios internacionales por su gestión.

Ahora, los indígenas, incursionan en un nuevo campo. La explotación de gas. Petroecuador, la empresa petrolera estatal del Ecuador, aprobó la construcción de una planta para recuperar el gas que se quema en el campo petrolero de Sacha, ubicado en la Amazonía. Será operada por el consorcio conformado por la compañía Amazonía Gas, de la CONFENIAE (Confederación de Nacionalidades indígenas de la Amazonía Ecuatoriana) y la canadiense Keyano Pimee Ltd, propiedad de indígenas canadienses que tiene varios años en el negocio del petróleo.

El contrato se firmará a finales de enro del 2002 entre Petroecuador y la Corporación Canadiense (CCC), contratista oficial de Canadá. Se prevé que la construcción empezará en abril próximo y terminará en un año y medio. Se estima que dejará utilidades de 12 millones de dólares anuales. A la compañía indígena ecuatoriana le corresponde la mitad. Recursos que permitirán pagar a los financistas ( BID y Banco Mundial) y ejecutar obras comunitarias. Se prevé que los primeros cuatro años se cancelará alrededor de 4,5 millones anuales a esos bancos. Luego la deuda ira bajando, las utilidades serán mayores para programas sociales, económicos y de salud en las comunidades indígenas.

El Ecuador importa alrededor del 65 por ciento de la demanda local de gas. La producción del campo Sacha, de unas 90 toneladas métricas al día, cubrirá un 10 por ciento del consumo local, bajará los niveles de importación y disminuirá el precio de venta al publico, que actualmente es de 1.6 dólares por cilindro de uso doméstico.

El convenio tiene una duración de 14 años, luego de los cual la operación volverá a manos del Estado.

La CONFENIAE, es filial de la poderosa CONAIE (Confederación de Nacionalidades indígenas del Ecuador), que ha liderado todos los levantamientos indígenas de la ultima década.