VULCANUS DIGITAL

VULCANUS DIGITAL

Journalismus und Kommunikation

SALUD VINTAGE

no-mc3a1s-dolor-3-abril

Por Elsye Suquilanda, Berlin-Alemania

Hoy 3 de Abril se conmemora un año más de vida de mis Gregorinos niños titánicos, hace un año que mi vida cambió, hace un año que nadie me enseño como criarlos…

Dejé de salir con “Herni a la disco en Cervia” (hernia cervical)

para empezar un nuevo camino

camino que quizá me lo imaginé lleno de flores y maripositas con tutú

con las amigas cucurachas, ellas las que suelen dar tertulias en los campos orange

Fue un mes, fueron dos, fueron cinco, y así sucesivamente…

mis niños titánicos no se sentían bien,

empezaron a llorar y pateaban sin parar,

se escaldaron, se disecaron, se engordaron…

la desesperación de madre hizo que vaya a recorrer Berlín para buscarles ayuda, donaba sangre cual tanquero de agua en tiempos de sequía en Quito, me sometí a varios experi-mientos que me dejaban aún más sumergida en un dolor profundo…

Empecé a crear, crear, crear sin parar

parece que esto fue la única puerta Malcovichiana que me daría esperanza..

(ya Elsye, ya!!, el PERFORMANCE tiene que parar, porque ahora la verdad viene saltando la soga para la eternidad)

Bueno a calzón quitado, ahí va…

Hoy que la anestesia se está yendo y vuelvo en si, hace un año fui operada de una hernia cervical en esos disquitos C4-C5 que sostienen la cabeza….con la esperanza de que quitándome esa hernia y recibiendo mis placas de titanio cual carro con motor andino todo iría bien, con ese acetato de larga duración…como al momento de firmar un papel para dicha operación, o escuchar de los operantes que máximo en 21 días ya estaría hecho resorte para continuar la película de la vida.

Pasaron los meses, las terapias, no dejé que me inyecten ni cortisona ni un líquido a -180 grados, que al parecer tenían que hacer una nueva incisión y topar nuevamente mis cervicales,….me negué rotundamente, diciéndole al doctor que yo soy CHICHOISTA y que se que este cuerpo responde a la naturaleza… más loca me creyeron…

Un año de sufrimiento, de pensar que no había salida,

de estar enlaberintinada, empecé a despojarme de todo lo material, recostada en nuestra cama veía el tiempo pasar, mis lágrimas se juntaban con los antiguos ríos europeos, esas gotas eran frías…veía la historia de mis prendas de vestir, hice pequeños cortometrajes donde solo se pude ver mis pies y oír una voz en of que relataba sollozando las historias que a mis recuerdos acariciaban, ya no era más esa pulga saltarina, ya no más!…

Animada me levantaba cada vez que tenía que ir a visitar al que me opero, con la esperanza de que este tuvo algún encuentro del tercer tipo y que le habían regalado una neurona de sensibilidad…

Mi doctor de cabecera sufría conmigo tratando de sanarme las heridas con su amiga la ranita acupun, mi familia tan lejos físicamente, mi familia berlina se empezó a encoger como calzoncillo de algodón en secadora industrial…llegué a pensar que la enfermedad es como la vejez, y te vas quedando solo con aquellos que realmente te aprecian…

Un año de pastillas que resintieron a mis otros órganos y que ya no me deleitarían más con sus melodías altas, ahora eran bajas muy bajas casi desmayadas, casi y las podía ver como se arrastraban entre los desiertos que se iban formando en mi cuerpo, un cuerpo pálido y lleno de dolor, con ojeras que me trasportaban a Saturno pero sin flores en mi cabello.

Habían días que parecía que ya me trepaba a ese burrito con alas que tengo parqueado en mi alma, y sonreía y salía bien peinada, más al volver venía despeinada, arrastrando cadenas sin haber cometido crimen, mi crimen yo deduje era la necedad que me envolvía porque pedía ser libre, porque pedía justicia.

Cada médico que visité, cada repuesta que recibía, era como una maratón no ganada, era como si en esa maratón se me habían atado los cordones para que no la ganase.. mis pies eran como enredadera en edificio anti natura.

Recibía aliento de aquellos compañeros que me acompañaban en esta revolución, porque aquí teníamos que ganar al enemigo y tenía que flamear esa bandera de libertad…gritando Salud!

El dolor es (ins) o (portable)

las citas médicas en Berlín,

son como futurísticas.

Han pasado meses, casi un año

nada ayuda, nada alivia, y seguimos nadando!

Ultimamente…

“Dibujo de media docena de gremlins cornudos atormentando nuestra cabeza. Uno canta desafinadamente en nuestro oído derecho mientras otro toca la trompeta por el izquierdo. Los otros cuatro atacan nuestra cabeza con varios instrumentos de tortura: un mazo, un taladro, un hierro al rojo vivo “.

George Cruikshank, caricaturista inglés (1819)

Próxima estación

Hospital de Neurología de La Habana… pensé

BERLIN: Ya no había nada que hacer , más que consolarme y conformarme, tomarme pastillas,vivir con dolor en el alma y en el cuerpo….

!no Señor! Eso jamás, luchar hasta las últimas consecuencias ese fue mi lema que me visitaba cada mañana en las tuberías uterinas, y en los paisajes neurálgicos…los acomodaba bonito a mis niños titánicos, les ponía su cremita para la escaldada y los envolvía en su pañal de tela…

Pedí auxilio, mi Comandante y Comandanta desde los territorios de la línea imaginaria preparaban una estrategia que me devolvería la luz a mis días grises…

Eso tomaría su tiempo, estaba consciente…pero la luz llegó antes sin imaginarme que esa luz estaba en esta misma ciudad con la poesía de una mujer que me bautizó como su colibrí

a principios de Marzo 2015…

Un llamado telefónico, un respiro a la vida, empezaba a dejar de ser el pez que lo sacaron del río de su libertad para meterlo en una bolsa plástica y asfixiarlo de a poco…

Descubrí que fui castigada por la estupidez de la medicina, esa medicina que ya se le han muerto los valores, que se le ha muerto la voz de alentar, que se llenó de pagos al contado por farmaceúticas que no les interesa ver a los débiles porque solo quieren fuertes…los fuertes?

Encontré al fin mi isla de libertad y llena de valores,de humanidad, de VIDA..ese llamado telefónico fue de un ser maravilloso que me devolvió a la vida, me sentí como ese pequeño espermatozoide recién implantado en el óvulo de mi madre, cascadas cristalinas de mis ojos brotaban ya no más de ese dolor de no saber en que terminaría esta larga novela…eran cascadas de triunfo, de felicidad, de que si se puede mientras se tenga fe y esperanza, porque hay ángeles en este mundo que nos bañan con su delicadeza y su amor y respeto ante la VIDA.

Se acabó el engaño, se acabó la estupidez humana, más he aprendido muchas cosas y una de ellas es mi deber como me lo decía Silvio Rodriguez, es tu deber contarle al mundo a lo que fuiste sometida, no permitir jamás que a alguien le pase lo mismo, gritar al mundo, enviar mis amígdalas en mis palomas mensajeras para que alienten a quién las necesite para no ser conformistas con nuestra salud ni con nada, saber luchar, saber decir no, y entregarle nuestra confianza a doctores que tienen alma y corazón.

Hoy por hoy ya con la VIDA de vuelta, estoy siendo atendida de forma adecuada, con mucho respeto, cariño, con la verdad, con todos los análisis necesarios para una rehabilitación adecuada…ese ser maravilloso viene de esa Islita que tanto amo, mi Cuba querida!…y no tuve que moverme de Berlín.

Esto va dedicado a todos y a todas quienes amamos la VIDA

Nota: Basado en mi propia experiencia NO Más engaños!, despertemos y no permitamos que se nos arrebate la vida.

 


Walter Trujillo Moreno en Poemas del Alma

Presentado por Poemas del Alma

 Traduzca la página / Translate the page / Übersetzen Sie die Seite

Contacto: info[a] vulcanusweb.de