VULCANUS DIGITAL

VULCANUS DIGITAL

Journalismus und Kommunikation

ANATOMIA DE UN DICTADOR(A)

Dictador (a) sale de tu laberinto oscuro,
acepta que eres la sombre de un pasado oscuro
tu presente y futuro sigue cubierto de oscuro
la claridad, la razón, la esperanza y la luz,
son la oposición y contradicción de lo oscuro.

Si me pidiesen describir a un(a) dictador(a),
empezaría diciendo lo que dice todo el mundo,
lo dicen en alta voz, en silencio o escondidos en el anonimato:
abuso de poder, prepotencia, intolerancia, represión, fanatismo, violencia desmedida,
fanatismo y culto a la personalidad.

El analista político diría: un títere, un manipulado, una víctima de las circunstancias, un producto de un pasado negro, un personaje que representan lo que los demás callan.

Yo como poeta, psicólogo y humanista digo, un dictador(a),
un personaje encerrado en su sueño paternalista, un ser fuera de tiempo y contexto,
un sociópata con  una conducta disocial encerrada dentro de una burbuja de ilusiones,
el crédulo perfecto con ínfulas de grandeza. Se creen infalibles e indestructibles a pesar de saber que son, como una escultura con pies de arena. Son títeres, se mueve cuando les dejan mover, hablan cuando les exigen, piensan sin contenido real, obedecen y repite al pie de la letra lo que les dictan u ordenan del norte o de occidente.

La humanidad desde un principio se ha visto obligada a soportar reyes, emperadores, dictadores, políticos, querulantes, delirantes, capitanes y dirigentes políticos, sociales y religiosos que se han aprovechado de la ingenuidad, de la ignorancia y credibilidad de la gente.  Se han impuesto por la superioridad numérica, ya sea con las armas, con el miedo y las amenazas. Dictadores poseídos de sus instintos de poder y grandeza, su perfil de asesinos o sus cualidades morales de ser vengativo están remarcados por su educación, frialdad, hilaridad y crueldad. Han asesinado en nombre de Dios, de una idea, de un principio, por el sistema, por nada.

Al final son los pequeños, los oprimidos, los desclasados, los olvidados, los marginados, los pobres, los derrotados, indigentes, los desdichados, paradójicamente la mayoría, los que pagan impuestos, a ellos les toca vivir con las consecuencias y efectos secundarios de esa política errada, de esa ideología oscura.

La línea del tiempo y la biografía de la represión, abuso y destrucción, se repite una y otra vez a largo de la historia de la humanidad, a través de los siglos, décadas, culturas, sociedades, nacionalidades y civilizaciones. El hombre aprende poco, al parecer la memoria de corto y largo plazo se confunde con tanta interferencias e información, al momento de elegir, prefieren actuar de manera espontánea, sin pensar en las consecuencias, basados en las apariencias, proyectando sus rencores, recreando sus frustraciones, en contra de los supuestos enemigos, eligen a los falsos profetas de la liberación, a los vendedores de ilusiones y falsedades, a los predicadores del fin del mundo y el juicio final.
 
Un dictador(a) nunca recatará un país, no son capaces de hacer cambios esenciales o profundos, tampoco les interesa, ni tienen la voluntad para hacerlo.

Elegir significa libertad de pensar y actuar, adquirir responsabilidad y compartir tareas,
elegir en nombre de la religión, elegir fuera de la realidad y necesidad, elegir a nombre de la injusticia, elegir a nombre o favor de las élites o poderosos, elegir en contra del pobre, elegir en contra del nadie y en pro del Señor y amo de las finanzas, elegir a nombre de los dueños de los minerales y el agua o elegir a nombre de la Naturaleza, de los ríos. montañas, del viento, del Abya Yala o elegir  a nombre del futuro colectivo de las sociedades,  

¡Cuándo desparecen los dictadores!, algunos mueren de viejos y cansados, otros mueren repentinamente, otros como Somoza mueren de un atentado dirigido y otros mueren con el estómago lleno y una sonrisa en los labios. Convencidos, que hicieron lo correcto y estaban cerca de lo verdadero, como le paso a Hitler y Pinochet, quisieron cambiar el mundo a la fuerza, con astucia, con violencia desmedida y se dejaron asesorar por el mal; sus protectores eran los monopolios, el capital, los defensores de las doctrinas del control, el dominio, el nazismo y el neoliberalismo. Nunca les intereso la gente pobre, defendieron sus intereses, los intereses de las élites, los intereses de las fuerzas imperiales y dominantes.

El continente Abya Yala, se encuentra en constante lucha, rebelión y resistencia, se han ofrecido demasiadas vidas, existencias, destinos y futuro por una sociedad mejor, por una sociedad de derechos y chances, por una sociedad que de cavidad a todos.
Las fuerzas de derecha no dejan de sembrar represión y violencia, se regeneran, se enmascaran y se mezclan constantemente entre ellos, aparecen como renovados y actúan como si lo pasado nunca existió o fue correcto y verdadero. El dictador (a) no es el bueno ni el malo, sino el miserable, impávido, insolente, desvergonzado y desalmado.

Sabemos muy bien, los cambios no se los consigue de la noche a la mañana, ya sea a nivel personal, individual o colectivo, los cambios son una inversión grande de tiempo, energía, finanzas y vida. La constancia, lealtad, firmeza, prolijidad, ahínco, insistencia y renovación de fuerzas nos dará algún día el triunfo definitivo, debemos reconstruir, construir un nuevo Abya Yala desde Alaska a la Patagonia.

Por Walter Trujillo Moreno, septiembre 2020

Print Friendly, PDF & Email
Categories: CEM

Leave a Comment

Diese Website verwendet Akismet, um Spam zu reduzieren. Erfahre mehr darüber, wie deine Kommentardaten verarbeitet werden.

 

Walter Trujillo Moreno en Poemas del Alma


 Traduzca la página / Translate the page / Übersetzen Sie die Seite

Contacto: info[a] vulcanusweb.de