VULCANUS DIGITAL

VULCANUS DIGITAL

Journalismus und Kommunikation

LA PAZ DE COLOMBIA: ¿AMENAZA O GARANTÍA PARA LA ESTABILIZACIÓN CONTINENTAL?

geopilitca-Colombia

Arturo Prado Lima

Madrid – España

De la gestión del post conflicto depende que Colombia se presente ante el bloque de países Latinoamericana como amenaza o como garantía de la estabilidad política y económica del área. Una Colombia gestionada por la generación de la paz nos llevaría a una garantía de paz y estabilización continental siempre y cuando sus prioridades sean superar el subdesarrollo de amplias capas de la población, la democratizar de la riqueza, la democratizar de la política, la tierra, el ejército y todo lo que tiene que ver con la soberanía nacional, la soberanía territorial, la soberanía alimentaria, la soberanía ecológica, etc.

Pero es la misma generación guerrerista la que toma el timón de la post guera, camuflada de oveja o abiertamente enseñando sin pudor las garras de sus halcones, entonces las cosas son a otro precio. Colombia significaría una seria amenaza para el continente, y sobre todo para países como Ecuador, Venezuela y Bolivia, que son los países que enfrentan abiertamente el imperio del norte.

Son los interrogantes, y a veces las certezas del   sociólogo argentino Atilio Boron, esgrimidas en el marco de la Cumbre Mundial del Arte y la Cultura para la paz, organizada por la alcaldía mayor de Bogotá.

Analizando detenidamente, el porqué, el cómo y el cuando del proceso de paz, son diversos los razonamientos que salen a la superficie sobre la paz nacional y continental. Uno de estos argumento se refiere a que la búsqueda de la paz interna en Colombia estaría ligada a intereses continentales de domino geopolítico y a la búsqueda por parte de Estados Unidos de frenar el auge de movimientos políticos alternativos en zona y la creciente influencia china en las América. Esta sería la razón por la cual el país del norte ha apoyado las actuales conversaciones de paz que el Gobierno de Juan Manuel Santos mantiene con las guerrillas de las FARC en La Habana.

La prioridad sería convertir a Colombia en fuerza de choque a todo movimiento interno y externo antinorteamericano apoyado, incluso, con la instalación de armas nucleares en las bases militares colombianas, gestión que estaría poniendo en marcha El Comando Sur desde Panamá. Esta versión supone el ingreso del país a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y a la Alianza para el Pacífico, un organismo que pretende hacer frente a la creciente influencia china en todo el continente, sin la incómoda presencia de las FARC.

“La paz en Colombia es la paz de toda América Latina”, ha dicho el sociólogo argentino, el director del Programa Latinoamericano de Ecuación a Distancia (PLED) del Centro de Cooperación de Buenos Aires, en referencia a la forma cómo Colombia gestionaría la post guerra.

Ya los gobiernos de Venezuela, Ecuador y Bolivia soportan importantes movimientos antigubernamentales promovidos y financiados por los organismos de inteligencia norteamericana, como lo han denunciado y demostrado sus respectivos gobiernos, utilizando marionetas serviles antinacionalistas y programas de desestabilización conocidos como “Golpes Blandos”, que hoy reemplazan a las intervenciones militares directas en el derrocamiento de gobiernos no afines a las políticas de Washington. Colombia sería el apoyo a estos movimientos en todo el continente y a posibles desembarcos inmediatos contra Venezuela y Ecuador.

Ya Colombia intentó ceder bases militares a Estados Unidos con el pretexto de la lucha contra el narcotráfico mediante las firmas del Presidente Obama y su entonces homólogo colombiano Álvaro Uribe Vélez, intentona que desbarató la Corte Constitucional, pero que no ha impedido que los militares norteamericanos sigan operando en territorio nacional. Hoy en día, lo ha dicho Boron, existe la sospecha de que los norteamericanos ya hayan instalado armas nucleares en Colombia, violando de paso el tratado de los países del sur de mantener esta área del mundo desnuclearizada.

Estas negociaciones de paz entre el gobierno colombiano y las FARC “se realizan en medio del colapso europeo, el declive del imperialismo norteamericano y la irrupción de nuevos actores en la esencia de la geopolítica mundial, ha dicho Atilio Boron”, y la única esperanza para los norteamericanos dentro del hemisferio sur pasa por convertir a Colombia en potencia militar y política para detener el desafío mundial que representa la nueva realidad en que vivimos.

“El protagonismo de China y la India, el retorno de Rusia, la debacle de la Unión Europea y las alianzas regionales” son realidades que van a tener un gran impacto en América Latina y la única forma hoy es actuar desde Colombia contra cualquier fuerza que intente desestabilizar aún más la presencia norteamericana en el continente. El cierre de la base estadounidense de Manta por parte de Rafael Correa, la expulsión de la misión militar gringa de La Paz por Evo Morales en Bolivia, los fallidos golpes de estado en Ecuador y Venezuela ha sido la voz de alarma de los norteamericanos que los ha llevado a la conclusión de están perdiendo su patio trasero.

Y para evitar el desmoronamiento del imperio, los gringos “no se resisten en su propósito injerencista en América Latina porque es la manera de asegurase mediante artimañas y engaños(tratados de libre comercio, golpes blandos, Alianza para el Pacífico, terrorismo económico, alianzas militares) el acceso (vía del saqueo y el pillaje) a la rica biodiversidad que produce esta región para poder seguir manteniendo su descomunal patrón capitalista de consumos”, dice el director de PLED.

He aquí uno de los interrogantes más acentuados en América Latina sobre la verdadera razón por la cual los Estados Unidos brindan el apoyo a las conversaciones de paz. Es más, las propician con un veedor en la propia mesa de negociaciones. Alerta. Esta es la palabra. Que Colombia no se convierta tras un proceso de paz fructífero en una amenaza seria para la estabilidad regional y en punta de lanza para la desestabilización de las Américas en estos precisos momentos cuando los países bolivarianos libran una dura y definitiva batalla en favor de sus pueblos y en contra del de la delincuencia financiera y política internacional.

@arturopradolima


Walter Trujillo Moreno en Poemas del Alma

Presentado por Poemas del Alma

 Traduzca la página / Translate the page / Übersetzen Sie die Seite

Contacto: info[a] vulcanusweb.de