VULCANUS DIGITAL

VULCANUS DIGITAL

Journalismus und Kommunikation

DE LA OBRA DE ARTE A LA MIERDA DE LOS ARTISTAS

Wilfredo Prieto's "Untitled" (White Library),

Wilfredo Prieto „la Biblioteca Blanca“,
Nacido 1978, Sancti Spíritus, Cuba,

Arturo Prado Lima, España

Cuál sería su reacción si entrara, por ejemplo, al Museo Moderno de su ciudad, atraído o atraída por el alboroto informativo de la exposición de un artista internacional y se encontrara, digamos, con una lata llena de excrementos del artista en mención.? Título de la obra: “¡mierda! de artista”. Mas allá un vaso con agua: “Vaso medio lleno de agua”. (En la última Expo Madrid, 2015, el vaso estaba medio lleno, y se llamaba “Vaso medio lleno de agua” y costaba 25 mil Euros ). Seguimos con el ejemplo primero. Decíamos que iba usted de visitar al Museo Moderno de su ciudad. Ve allí excremento humano recién depositado sobre un periódico, en el centro de una sala. “El olor del arte”. Este título lo he puesto yo. Porque no recuerdo el nombre. De esta obra de arte.

Luego se encuentra con un pan redondo y grande, partido a manera sándwich, y en medio otra rodaja del mismo pan. Título: “Pan con pan”. En una segunda sala sigue la exposición; “Mierda con mermelada”, se llama la pieza artística, que es un pedazo de excremento seco untado de mermelada. Ya lo ven. Al lado otra obra: “Piedra con crema”. Y ya se imaginan lo que es. Más allá un vestido de mujer grabado de flores tendido sobre un excelso vidrio: “Jardín”. Un charco de café sobre el piso, y al lado otro charco de leche: “Café con leche”

Pero, un momento. Antes de llegar al sitio de la exposición, en el amplio patio del Museo, se ha encontrado usted con una gran charca de agua, formada por la lluvia torrencial de la noche anterior. En el centro de la charca un letrero: “Obstáculo”. Antes de la charca, un árbol frondoso de limones verdes. Los redondos frutos verdes han sido pintados con amarillo maduro. En el tronco hay un letrero: “Arte poética”.

Dentro del recinto hay más obras que admirar: “El tiempo”, un reloj colgado en la pared. “Cuba libre”, una mancha de ron y otra de coca cola.

No sé lo que usted pensaría. Yo quiero contarles mi reacción. Lo primero que se me vino a la cabeza es preguntarme qué tanto sé de arte. Y la respuesta llegó irremediablemente: nada.

El artista cubano más internacional del momento, Wilfredo Prieto, es el autor de casi todas estas obras expuestas en el Museo de Arte Dos de Mayo, de la ciudad de Móstoles, la segunda ciudad de la comunidad de Madrid. La exposición se inauguró con una puesta en escena espectacular: Una cuerda atada a la pata de una mesa, en la planta baja, que subía por las escaleras de los tres pisos del edificio, llegaba a la terraza y de allí seguía hacia el cielo. A unos cien metros de altura, un helicóptero inmóvil en el aire, la sostenía: titulo de la obra, y en este caso de la propia exposición: “Cuerda atada a la pata de una mesa”.

¿Era la espectacularidad de esta última obra una forma de compensación de las obras anteriores, diminutas, hechas con elementos cotidianos, rutinarios, incluso asquerosos? ¿Buscaba Prieto el equilibro entre lo simple y lo complejo, lo grande y lo pequeño, la rareza y la cotidianidad? No lo sé.

Ejemplos de avanzadillas del arte abundan. Fue Manzoni quien expuso “¡mierda! de artista” en el sofisticado Londres de las vanguardias. Fue allí también que otro artista expuso un cadáver para que la gente pudiera ver su descomposición en tiempo real. Y fue en Londres donde un grupo de teatro saltó del escenario al público, desnudos los hombres, restregaron los genitales a las mujeres, le sacaron las gafas a un asistente y se las pisotearon, y golpearon a un gran número de espectadores, algunos de ellos tuvieron que ser hospitalizados.

Dice Luis María Anson, de La Real Academia Española, que hemos “llegado al límite del desprecio del actor por el público”, a quien consideran parte de una sociedad “hipócrita y hedonista. Pero es lógico pensar, igual que Luis María, que esto no es obra de arte sino violencia pura. ¿Qué cree usted? Hoy estoy con ganas de preguntar. El tema lo merece. La obra de teatro se llama “Un poco de ternura, burdel de ¡mierda!”.

Wilfredo Prieto también nos sorprende con su “¡mierda! con crema”. ¿Desprecio hacía el público? ¿Crítica política, social, cultural? Porque, dicen algunos críticos, que los excrementos depositados por el artista sobre el periódico Gramma, que eso hizo en Cuba en 2008, no era otra cosa que la delicadeza de Prieto de no ensuciar el piso, respondiendo a los que planteaban que era una devastadora crítica al órgano informativo del partido comunista cubano. Pero el artista pregona el apolitismo de su obra.

Entonces, ¿provocación, tomadura de pelo, intento de liberar a los mortales de su aplastante cotidianidad? En todo caso, me viene a la memoria la teoría marxista de la desaparición de los artistas en las sociedades avanzadas culturalmente, pues en ellas, todos estaríamos en condiciones de crear arte, de escribir poesía, de cantar nuestras propias rimas y sentir la intimidad de las cosas por medio del conocimiento. Pero es una teoría que no me da una explicación sobre la obra de Wilfredo Prieto.

No me queda otro remedio que hacer una pausa. Leer crítica de arte y revisar mi visión general sobre el arte en concreto.

Veamos. Primero: “En Prieto no hay una poética constructiva, ni un gusto particular por las posibilidades estéticas de las formas artísticas”. La cita es de Gerardo Mosquera. Otra del mismo crítico: “Prieto es un inventor de imágenes fuertes, un narcisista de la imagen”.

“Prieto no se limita a mover un elemento corriente desde su lugar habitual a un contexto de arte donde la percepción de ese traslado trasforma su significado”: Cay Sophie Rabinowitz. “La contramemoria y los contraitinerarios reveló la potencialidad de los elementos caducos, excluidos de sus refinadas superficies, así como la de los espacios arruinados dejados fuera de sus principales trayectos de circulación”: Jonathan Crary.

Mientras cavilaba sobre cómo escribir un artículo sobre este particular artista, un vaso cayó de la mesa y se hizo trizas. Maldije. Y después pensé en cómo representar el momento del choque con el suelo y su correspondiente explosión cósmica, el hueco que hace en el alma, el susto del gato que salió corriendo. Se me ocurrió que podía llevar los pedazos de vidrio al museo, exponerlos en una mesa finísima y colgar el titulo de “Pedazos de susto”. Wilfredo simplemente llevaría los pedazos de cristal y pondría esto: “Pedazos de vaso roto”.

No me quedaré sin contar que, el pintor colombiano radicado en Berlín, Jaime de la Gracia, pintó a una prostituta, regordeta y grotesca. En una exposición en una de las más importantes salas de Quito, el cuadro hizo parte de ella, a la que acudió la flor y nata de la sociedad quiteña. El cuadro de la prostituta era el más admirado. El más real, decían, “parece que está viva”. La prostituta que había servido de modelo, se enteró de la exposición y llegó en mitad del evento. La reconocieron. Pero no la saludaron. Poco a poco salieron, incluso los posibles compradores.

Jaime trabajó mucho tiempo para que este cuadro sea lo que es. Wilfredo habría llevado a la prostituta y la habría plantado allí unas cuatro horas por uno cuantos dólares: “Prostituta gorda”, sería el nombre de la obra. Así es Prieto. Me imagino los largos meses, incluso años, que habrá dedicado Cezane para pintar sus zapatos viejos. Wilfredo habría escogido un par de zapatos viejos del basurero y los habría llevado a la sala de exposiciones: “Zapatos viejos”.

Estas tres últimas obras de arte, es decir, “Pedazos de vaso roto”, “Prostituta gorda” y “Zapatos viejos”, de Wilfredo prieto, que le he inventado, parece compaginar con el concepto de Cay Sophie, pues si trasladamos un elemento cualquiera a un contexto adecuado, el significado de los elementos se trasforma. Si la ¡mierda! de Manzoni la vemos donde debe estar nos daría náuseas. Pero dentro de una sala de arte, y en el Londres de las vanguardias artísticas, entonces esa ¡mierda! tiene otro significado. ¿Cuál? Respóndase usted mismo. Yo me guardo lo que pienso, por ahora.

El contexto de las salas de arte da categoría de arte a los elementos más simples. Por el sólo hecho de estar allí, tenemos que inventar otra mirada, forzar otro razonamiento distinto al que no teníamos cuando estaban en sus contextos naturales aparentemente insignificantes. Acá significan todo. El pan es, sencillamente, la vida, y la ¡mierda! el bagazo del pan, la materia que contuvo la vida, el vehículo que transportó el prana hasta el fondo del cuerpo y el alma. Es la materia sacrificada del existir.

El intento de Wilfredo Prieto de llevar el contexto fuera de los museos y las salas de arte se muestra en “Obstáculo”, ¿se acuerdan de la charca a la entrada del mueso, y del limonar cuyos frutos verdes Wilfredo los pintó como si ya estuvieran maduros? Pues, Wilfredo tuvo el ojo artístico y vio en la charca una obra de arte y se limitó a bautizarla fuera del contexto cultural. Probablemente, la mayoría de la gente pensó que era una advertencia del conserje para que el público evite la charca y no ensucie sus zapatos. Cuando salieron del museo, seguramente lo vieron de otro modo. Lo mismo que los limones.

Este es una aviso de que todo, sencillamente todo lo existente es obra de arte. No hay necesidad de ir a los museos para ver la belleza de los obstáculos o el hechizo de los despeñaderos. Ellos están allí, todos los días, todas las horas tratando de despertar del sueño eterno a los mortales.

 

@arturopradolima

Madrid – España


DE MONJAS VIOLADAS, NOSTLAGIAS ISLAMICAS E INSTALACIÓN DE SÓVIET DESPUES DE LAS ELECCIONES ESPAÑOLAS

Luz al final del Tunel

Luz al final del Túnel

Arturo Prado Lima, Madrid.-

La izquierda ha tomado posesión de la mayoría de las alcaldías españolas, y pronto lo hará con las presidencias de las comunidades autónomas. De esta manera, los lemas de los indignados del 15M de “Nuestros sueños no ceben en sus urnas”, “cuando se mueven las bases cae la cúpula”, “no hay pan para tanto chorizo”, después de las elecciones municipales y autonómicas del pasado 24 de mayo. El partido Popular, quien gobernaba en casi todo el país, cayó estrepitosamente ante un electorado cansado de los recortes sociales, el abuso de poder, la corrupción y el ataque de las mafias financieras y políticas al Sistema del Bienestar. Stéphane Hessel, el teórico de los indignados del mundo, cosecha los primeros resultados, después de Grecia, a quién la Unión Europea quiere devorara viva sino aplica sus recetas económicas. ¡Indgnaos! Gritaba Hessel. “Porque de la indignación nace el compromiso con la historia”. Y así lo hicieron los griegos y los españoles.

No. No hubo cobardía ante la arremetida de falsas teorías sobre los peligros de que gobernara “la extrema izquierda”. Es más, ante los ataques de los conservadores, encabezados por Esperanza Aguirre, candidata del Partido Popular a la alcaldía de Madrid, el electorado se creció. Dijeron que se producirá la bolivarización del sur de Europa. Para estos pensadores empotrados en el poder, bolivarización es sinónimo de populismo, y populismo es hacer propuestas imposibles de cumplir para hacerse con el voto de los desprevenidos ciudadanos. Podemos, según los teóricos del desastre, encarna esa actitud política al prometer una renta mínima de supervivencia para los pobres, la eliminación de los desahucios, la pobreza energética y la precariedad laboral y la promesa de blindar el sistema de salud pública, de educación y el derecho a vivienda digna. Si ha esto le llama la extrema derecha bolivarización, bien venida la bolivarización al sur de Europa.

Una vez constatado el triunfo de las fuerzas de izquierda, con el Partido Socialista y Podemos a la cabeza, el pánico cundió en las toldas conservadoras. Esperanza Aguirre llamó a todas las fuerzas del país a luchar contra los sóviet que, según ella, se iban a constituir en los barrios pobres de Madrid y España, y una exministra de exteriores del gobierno Aznar llamó a los votantes de las nuevas formaciones políticas de izquierda “nostálgicos del Estado Islámico” y propiciadores de una España bastante parecida a la Alemania prehitleriana. Podemos, la nueva fuerza política, hija legítima del movimiento 15-M, sería una imparable fuerza de destrucción de la democracia y la cultura occidental, y empezarían destruyendo iglesias y violando monjas, según otra portavoz del Partido Popular.

Esa mezcla de bolivarismo latinoamericano, doctrina hitleriana, herejía islámica y sóviet a la rusa Stalinista, habrían aterrizado en España de la mano de Ada Colao, ya alcaldesa de Barcelona, representando a esa izquierda “violadora de monjas”, de Manuela Carmena, ya alcaldesa de Madrid, también representando a esa “izquierda que no bautiza a los niños y se los come vivos”, y Pablo Iglesias, el secretario general de Podemos, el instaurador del chavismo en Europa, cuyo efecto sobre la España Popular sería el fin de sus días.

El susto no ha pasado, pues están a la vuelta de la esquina las elecciones generales en la que se elige parlamento y presidente en la península, y ya se ven desalojados del poder desde donde han liderado la corrupción a todos los niveles, aprovechando la aplastante mayoría absoluta (hasta el abuso). Temen que se destape del todo las maniobras de financiación indebida del partido de gobierno, la contabilidad B, los manejos irregulares de los presupuestos de la nación, los cobros de comisiones a cambio de contratos, es decir, temen que la llegada de esa “izquierda radical” termine levantando la alfombra donde esconden toda la basura que aún los jueces no se atreven a levantar.

Allí están los resultados de las elecciones. El pueblo español gira hacia la izquierda. Está por verse la nueva repartición del poder autonómico, y lo único claro hasta hoy es que, según lo visto, no ha empezado aún la quema de iglesias y la violación de monjas. Tampoco hemos visto el despliegue de las fuerzas de Podemos apoyadas por la izquierda radical, en la cual han ubicado al Partido Socialista, Izquierda Unida y otros, para la conformación de comités ciudadanos armados, que eran en realidad los sóviet, para el control político de la población. Mucho menos hemos visto que alguien proponga una política de “Barrio adentro”, que fue el programa bandera de Hugo Chávez, y que se trataba de dar de comer a los pobres y darles la oportunidad de crecer como ciudadanos de bien.

Nada de eso. Sólo socialdemócratas luchando contra las mafias internacionales de la banca, el comercio y la cultura. Pero el pánico de la derecha europea ante los resultados electorales de Grecia y España es evidente. De allí la satanización de la izquierda y la puesta en marcha del miedo como arma ideológica en defensa de sus privilegios.

Ante esa política agresiva de la derecha, xenófoba e indiferente, segregacionista y excluyente, se impone una política solidaria y fraterna, más cercana al ciudadano corriente, a los padres de familia sin empleo, a los alumnos sin restaurante escolar, a los extranjeros sin tarjeta sanitaria, a los desheredados de siempre. La constitución de la nueva política y la alianza de fuerzas locales de izquierda para constituir mayorías y arrebatar los ayuntamientos a la derecha ilusiona al pueblo español. Ya se prepara para asumir el gobierno nacional. Si todo marcha como hasta ahora, el gobierno de España volverá al pueblo, bajará a las calles, se sentará junto a los ciudadanos que hoy ven con esperanza la nueva conformación de sus ayuntamientos y autonomías.

@arturopradolima

Madrid – España

 


A PROPÓSITO DE LOS NEONAZIS EN EUROPA

 

Los neonazis rinden tributo a Hitler y Mussolini

Los neonazis rinden tributo a Hitler y Mussolini

Víctor Montoya, la Paz, Bolivia.-

Cierto día, mientras miraba en la televisión un programa sobre la violencia desatada por una banda de racistas y xenófobos, mi hijo, que en ese momento jugaba tendido de bruces sobre la alfombra, se aferró a mi brazo, acercó sus ojitos dubitativos hacia mi rostro y, con voz trémula, dijo: “¿Papá, nos matarán también a nosotros porque tenemos el pelo negro?” Yo lo miré perplejo, con un nudo en la garganta y sin saber qué responder. Después, él volvió a jugar, y yo, sin salir aún de mi asombro, me quedé pensando en su pregunta que, aparentemente ingenua, reflejaba la fría realidad que mostraban en la pantalla, una realidad que desangraba la democracia y la armoniosa convivencia ciudadana.

En otra ocasión, cuando en la misma pantalla apareció la imagen de Ian Wachtmeister y Bert Karlsson (líderes de la entonces Nueva Democracia), haciendo declaraciones sobre los supuestos excesos de los inmigrantes en Suecia, mi hijo me sorprendió con otra pregunta: “¿Y éstos son también malos, papá?”. Yo lo levanté en los brazos y, simulando una sonrisa, le contesté: “Estos son dos payasos y nada más, dos payasos que hacen reír y dan pena”. Claro está, cómo iba a explicarle a un niño que el ascenso del racismo, la xenofobia y el hipernacionalismo eran productos de la crisis del sistema capitalista y un chivo expiatorio en forma de cientos de miles de extranjeros.

Cómo iba a decirle que los líderes de la derecha se parecen al Flautista de Hamelín, que conducen a sus seguidores hacia el barranco, prometiéndoles que avanzan por buen camino, y quienes, ante las cámaras de la televisión, se muestran como auténticos demócratas, escondiendo su verdadero rostro como su verdadera opinión, aunque cada vez que arengan a sus secuaces no hacen otra cosa que compartir el fanatismo violento de las hordas neonazis, “skinheads” (cabezas rapadas) y de los partidos de extrema derecha, que abogan por la “supremacía del hombre blanco”.

Los skinheads enarbolan los ideales del nazismo

Los skinheads enarbolan los ideales del nazismo

Sé de sobra que a mi pequeño hijo, por algún tiempo más, no podré explicarle que el racismo es la expresión hipertrofiada de un componente de la personalidad humana: el temor al “extranjero”, a lo desconocido. Es decir, que la ideología fascista es la expresión extrema, racionalizada y colectivizada de ese rechazo a todos quienes no comparten su filosofía eurocéntrica.

No hay más que recordar los acontecimientos acaecidos en algunos países de la Unión Europea, como en la siempre temida Alemania unificada, donde los neonazis dicen que ellos ejecutan acciones que son determinadas por los propios ciudadanos, quienes son potencialmente xenófobos en el silencio. Por ejemplo, en Rostock, ante los turbulentos atentados racistas, las mismas fuerzas del orden parecían tener más simpatía por los neonazis que por las manifestaciones de la izquierda; lo mismo sucedió en Lichtenhagen, donde miles de habitantes prorrumpieron en aplausos y gritos a favor de los energúmenos fascistas, quienes lanzaron piedras y explosivos de fabricación casera contra los albergues de los inmigrantes.

Explicarle a un niño que no debe hablarse de categorías de individuos, sino sólo de individuos independientemente del color de su piel, cultura y nacionalidad -ya que la identidad de un país no se forma en un cuarto vacío, sino en una colectividad que constituye casi siempre una suerte de ensamble multicultural-, resulta tan difícil como explicarle el porqué estoy en Suecia que, por cierto y sin desmerecerlo, me brindó asilo político solidario cuando más lo necesitaba.

No me entendería si le digo que soy un refugiado más, porque en mi país de origen me opuse a un régimen de facto que asaltó el poder irrumpiendo la democracia, contra quienes hicieron desaparecer impunemente a militantes revolucionarios; contra quienes, organizados en “escuadrones de la muerte”, lincharon a hombres y violaron a mujeres; contra quienes, acostumbrados a vulnerar los Derechos Humanos, torturaron y asesinaron con frialdad pavorosa y contra quienes, como los neonazis dentro de la Unión Europea, usaron la violencia como el único y último recurso para imponer sus prerrogativas.

Sin embargo, estoy seguro de que mi hijo, como otros niños que nacieron en el exilio, un buen día sabrá que a los ciegos de hoy les quitaremos la venda de los ojos para mostrarles que la realidad de un país no es lo que ellos quieren ver, sino otra cosa, un enorme abanico que compendia todos los colores, olores, sabores, lenguas, credos y culturas, y que el proceso de la democracia, así no haga milagros ni estragos, es algo que debemos de aprender a defender, para que el sueño de la libertad y la justicia no se haga añicos por la sola presencia del exacerbado nacionalismo xenófobo, que no tiene más importancia que la que en realidad tiene: primero, porque no representa a una opinión mayoritaria; y, segundo, porque son una pandilla de cretinos que no merecen el respeto ni el perdón.

Ahora bien, como todos los demócratas, quiero conservar la libertad de opinión y expresión, pero también la seguridad ciudadana, puesto que, al fin y al cabo, quiero que me dejen vivir en paz y en completa armonía con mis semejantes. Quiero que se sepa, además, que no estoy dispuesto a enmudecer ante las bravatas y la violencia verbal de un grupúsculo de resentidos sociales y, mucho menos, dispuesto a dejarlos enarbolar las banderas de una ideología que amenaza la convivencia social y siembra el pánico y el temor entre los niños.

Mi experiencia personal es apenas el pálido reflejo de una realidad que afecta a millones de familias extranjeras a lo largo y ancho de Europa. No es casual que hace un tiempo atrás, un padre de familia de origen chileno, que se vio obligado a abandonar su país desolado por una dictadura militar, me confesó con una profunda tristeza: “No hay una sola noche en que mi hijo deje de enfrentarse con los “skinheads” (cabezas rapadas). Si una noche no lo atacan a él, atacan a su amigo o al amigo de éste. De modo que mi hijo, que llegó a Suecia siendo aún niño, pertenece ya a una generación que está marcada por la propaganda racista y el menosprecio contra el ‘cabeza negra’. ¿No sé qué hacer?”.

La preocupación de este padre es comprensible desde todo punto de vista, pues se trata de un individuo que, huyendo de una sanguinaria dictadura militar, buscó refugió en Suecia, con la esperanza de ofrecer un futuro mejor a sus hijos; un sueño que parece haberse roto en pedazos y se convirtió en pesadilla la vez en que su hijo llegó a casa hostigado por una pandilla de neonazis, que lo acosaron desde la escuela, gritándole al unísono: “¡Cabeza negra, fuera de nuestro país!”

Estos pandilleros, cuyos ídolos son Hitler, Mussolini y Franco, fueron reclutados desde los 14 años de edad por organizaciones de extrema derecha, con el propósito de crear una corriente de opinión destinada a desbaratar la política de inmigración de cualquier gobierno democrático y, enarbolando las banderas del nazismo, oponerse a la mezcla de razas y culturas.

Esta política racial, que pretende legitimar la existencia de una raza “fuerte” y otra “débil”, de una raza supuestamente “superior” y otra “inferior” -compuesta por judíos, gitanos, indios, negros y homosexuales-, reaviva la mentalidad del nazismo alemán, cuyas consecuencias, aparte del holocausto en el cual perdieron la vida millones de seres humanos, fueron “la noche de los cristales rotos y los cuchillos largos”.

Los judíos fueron amedrentados y asesinados por bandas de fascistas armados. Sobre los letreros de las tiendas, que habitualmente eran concurridas por todos, se pusieron advertencias que decían: “Prohibido el ingreso de perros y judíos”, y sobre las ropas de los judíos se cosió la estrella de David para que sean fácilmente identificados a la hora de ser deportados a los campos de concentración y exterminio.

El racismo, que no es una rara perversión diabólica ni un fenómeno natural del instinto humano, es una teoría que admite la existencia de “razas dominantes” y “razas dominadas”; y, lo que es más grave, es una teoría que algunos la llevan a la práctica de manera brutal, como sucedió en una pequeña ciudad de Suecia, donde la sola presencia de un 9% de inmigrantes (en una población de menos de 18.000 habitantes), fue suficiente para despertar los instintos gregarios de un grupúsculo de muchachos neonazis que, luciendo cruces esvásticas, vestimentas del Ku Kux Klan, botines de caña alta y cazadoras americanas, aterrorizaron a varias familias de inmigrantes, quemando cruces, pintarrajeando paredes, destrozando las tiendas y los restaurantes administrados por “extranjeros”.

Los símbolos del nazismo son exhibidos abiertamente por los racistas

Los símbolos del nazismo son exhibidos abiertamente por los racistas

Estos mismo neonazis llegaron al extremo de asestar, en noviembre de 1995, el frío metal de un cuchillo en el pecho de un muchacho de origen africano, quien murió desangrado en una de las calles céntricas de la ciudad. Los peatones vieron su cuerpo tendido entre los arbustos, pero ninguno acudió a socorrerlo ni a denunciar el caso en la policía; es más, un transeúnte le arrojó una cáscara de banano en actitud de desprecio, mientras otro depositó al lado de su cadáver una bola de carbón que representaba la cabeza de un muñeco negro. Los testigos dijeron no haberse percatado de que el hombre estaba muerto; algunos, incluso, pensaron que se trataba de un “negro borracho”, durmiendo en plena calle y a plena luz del día.

Lo que más extraña de esta actitud pasiva y contemplativa, que puede tornarse en un arma tan peligrosa como el acto mismo de ejecutar un crimen fríamente planificado, es el hecho de que ningún político de la cúpula gubernamental haya dicho: “esta boca es mía” ni que este caso haya sido motivo suficiente para generar una protesta nacional contra los asesinos, quienes, con el cinismo, la impunidad y la insensatez que caracterizan a los criminales en potencia, usaron a la prensa sensacionalista para difundir su propaganda de intimidación contra los inmigrantes, quienes, según ellos, son los causantes de todos los males sociales y económicos que aquejaban al país.

Por lo demás, pienso que la consigna de resistencia es clara y contundente: no debemos dejarnos intimidar por las bravatas ni fechorías de estas pandillas de antisociales; por el contrario, debemos cerrar filas en torno a las organizaciones que no están dispuestas a tolerar el racismo, “la exaltación del poder blanco” ni la propaganda neonazi, que se distribuye abiertamente en los establecimientos educativos a nombre de la democracia y la libertad de expresión, aun sabiendo que el totalitarismo fascista, que reconoce al individuo sólo en la medida en que sus intereses coinciden con los del Estado absoluto, no tiene lugar en un sistema político pluralista y democrático, basado en el respeto a los Derechos Humanos y la diversidad de razas, lenguas y culturas.

Los inmigrantes estamos en el deber de esclarecer que la crisis económica de un país, como la crisis estructural del sistema capitalista, no se resuelve con la discriminación y la expulsión de los “extranjeros”, sino con la participación colectiva en las decisiones del Estado y con la distribución equitativa de los recursos, que hoy están concentrados en pocas manos.


El Partido Revolucionario Dominicano (PRD) Comité de la provincia de Tarragona

¡Comunicado de prensa!

El Partido Revolucionario Dominicano (PRD) Comité de la provincia de Tarragona, con sede la ciudad de Salou, a través de este comunicado hace de público conocimiento su determinación, luego de la decisión del presidente de esa organización, Ing. Miguel Vargas Maldonado, de entregar al más viejo partido de la República Dominicana, al gobierno de PLD y Danilo Medina.

No apoyamos la reelección presidencial ni de este ni de ningún presidente, ni tampoco aceptamos ningún tipo de alianza de nuestro glorioso PRD con el gobierno del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) por entender que bajo los mandatos de esa organización política la sociedad nacional dominicana está sufriendo las peores penurias que puede sufrir un país, con motivo del mal manejo de las cosas públicas y la degradación social en todos los ámbitos de la esfera político, económico y otros renglones.

Somos perredeistas y no permitimos que ningún dirigente del Partido Revolucionario Dominicano, sea quien fuese, haga negocios a nuestro nombre sin contar con la autorización de nosotros, por eso condenamos el pacto hecho por el presidente del PRD Ing. Miguel Vargas Maldonado, con el presidente de la república Lic. Danilo Medina, por entender que el mismo solo va en detrimento de nuestro partido, cosa que no la vamos a permitir.

Estamos viendo la estampida masiva de compañeros hacia otras parcelas políticas por actitud mezquina del presidente del PRD y otros dirigentes, lo que significa que se han traicionados los preceptos y los ideales de nuestro líder Dr. José Francisco Peña Gómez.

Por medio a este comunicado hacemos un llamado a los compañeros perredeistas para que no abandonen las filas del PRD, en cambio se alineen a otros dirigentes que puedan ocupar ese cargo direccional y que sea capaz de salvar a nuestro partido, ya sea este Guido Gómez Mazara o cualquier otro dirigente que siga los lineamientos del Dr. José Francisco Peña Gómez; es por ello que pedimos la renuncia del Ing. Miguel Vargas Maldonado como presidente del partido.

Firmado: Por la directiva

Alexis Martínez, Presidente

José Dolores Cruz García, Vicepresidente

María Elena Osoria, FEDOMUSDE

Eddy Cabrera Martínez, Presidente en Funciones

Pedro Pascual, Comisiones de Control

Alexander Morrobel, Relaciones Internacionales


Walter Trujillo Moreno en Poemas del Alma

Presentado por Poemas del Alma

 Traduzca la página / Translate the page / Übersetzen Sie die Seite

Contacto: info[a] vulcanusweb.de