VULCANUS DIGITAL

VULCANUS DIGITAL

Journalismus und Kommunikation

DIOS Y / O LA NATURALEZA

René Descartes cita: „Dios es perfecto, Dios existe, sino existiese no sería perfecto“, Immanuel Kant piensa que „no es suficiente que Dios exista; algo que existe se lo debe probar o demostrar“. Pascal afirma que „Dios es una experiencia irracional, que va más allá de lo racional“. Los escolásticos afirman que „el creer no es razonable, Dios es una experiencia, un sentimiento y no una prueba“. Espinosa manifiesta que „todo lo predecible o el contenido que tiene que ver con el destino, es una negación“.

Cuando el hombre razona al mismo tiempo que reflexiona, niega, omite o confirma; dependiendo del nivel de razonamiento que él puede alcanzar.

El místico hace experiencias interiores sobre la existencia de Dios, esta experiencia no se la puede describir, Dios tiene un lugar en su vida y existencia. Según la historia de la humanidad, Dios siempre fue la Naturaleza, o es el otro nombre de la Naturaleza. ¡Es Dios un sueño, una ilusión, el amigo imaginario, es la Naturaleza percibible ó una realidad envuelta en diferentes dimensiones que encierran el pasado, el presente y el futuro!. Hay culturas que viven diferentes realidades, los muertos físicos siguen formando parte de su mundo real y hay vivos que rotan entre las diferentes realidades.

Los budistas y los hindúes creen que el Hombre después de la muerte se reencarna en diferentes formas: animal o material; Los Anangu de Australia conciben al hombre como una extensión de Dios o su imagen evidente. Para los cristianos y musulmanes Dios es el centro del mundo, se encuentra entre el cielo y la tierra, se manifiesta como fuente de energía o templo de adoración. Voltaire dice: „como Dios me llaman Naturaleza, en verdad soy Arte, el creador del mundo“. La perfección de Dios se lo mide como Platón describía, „a través de la geometría o la perfección de las líneas“, o la „proportio divina“.

Los Dioses hindúes y americanos viven entre los hombres o vivieron entre los hombres, poseen fuerzas colosales, bailan y se divierten creando el mundo y el ritmo de la vida y la muerte. A Dios se lo representa feliz al momento que crea el mundo. Friedrich Wilhelm Nietzsche dijo „si creyese en Dios, creería en un Dios capaz de danzar“, a pesar que él en su tratados filosóficos declaró la „muerte de Dios“.

El médico y filósofo persa Avicena (980 -1037) estudió y conoció los poderes de los „Dioses Verdes“, en Irán las plantas medicinales constituyen hasta los tiempos actuales el 70% de sus medicinas.

Si Dios es un danzante, impredecible, extremamente fuerte, generoso, al mismo tiempo severo e implacable; aquí hablamos de la Naturaleza y sus diferentes facetas. Si creemos en Dios, creemos en algo concreto o simplemente decimos „Dios siempre fue la Naturaleza“.

Si a Dios le definimos como a la Naturaleza, partimos del hecho que la Naturaleza no necesita del Hombre, ni de su armonía existencial o material para existir o seguir existiendo. La Naturaleza seguirá existiendo sin la presencia del Hombre.

A la Naturaleza se la ve de diferente manera y se lo aprovecha de diferente forma, si tomamos como ejemplo un río; bajo los ojos del Indígena el río es vida y fuente de energía, para el pescador es fuente de alimentos; para el agricultor seguro de vida y regadío para sus cultivos; para el niño que se baña y juega, es descanso y placer; para las mineras, petroleras, el río es riqueza y poder; para las ciudades, el agua del río es elemento vital, abastece las poblaciones y se la convierte en potable y acta para el consumo; „El río es un punto cristalino y colorido apto para el descanso y la contemplación“. Si analizamos la relación HOMBRE – AGUA y estudiamos su comportamiento, en ese momento la Naturaleza se constituye una unidad psicológica y ecológica. A pesar que existen diversos tipos de intereses hacia la Naturaleza, se tiene que hacer compromisos de no agresión, aceptarla como sujeto de derechos, buscar la armonía con el medio ambiente; escuchar el llamado de la Naturaleza, cuando pide tiempo para regenerarse y renovarse.

Jacob von Uexküll (1864-1954) fue el creador del término „medio ambiente“ „Umwelt“ dice: „la historia del medio ambiente es también la historia de la mentalidad humana“. Si aceptamos a la Naturaleza como sujeto histórico, aceptamos sus reacciones incontroladas e incalculables. La Naturaleza no es enemiga del Hombre, sino reacciona cuando se siente lesionada o mal utilizada.

Entender a la Naturaleza es observar su conducta y comportamiento, muchas de esas observaciones de siglos se encuentran en los dibujos, relieves o poemas de sus primeros hombres. No se puede minimizar el impacto que ha causado la minería, la reforestación, la agricultura y ganadería industrial.

Sin embargo no se debe analizar a la Naturaleza de forma moralista, ni fanático-ecológica, sino seamos realista, multidisciplinarios, multidimensionales,
multi – perspectivas para evitar desarrollos inesperados.

La Naturaleza no es sólo lo verde y libre de personas, animales y pájaros.

La Naturaleza son territorios con animales domésticos y salvajes. Todo animal, insecto o planta es útil a la naturaleza; „los mosquitos de los pantanos ahuyentaron largo tiempo a los conquistadores, colonizadores y misioneros“. Por muchos siglos el excremento de las ovejas fueron los „cascos de oro“ para los agricultores y la regeneración de la tierra erosionada; el excremento humano fue por muchos siglos y actualmente en la China abono natural. Las cabras no son solo las depredadoras naturales de todo lo verde, han vivido miles de años en los laderas secas, sin haberlas alterado; ¡su exterminio no es una acción ecológica sino un actitud de interés económico!. Las cabras son los habitantes de la cara seca inaccesible de la naturaleza.

Actualmente fundaciones y ONGs europeas y norteamericanas, pretenden hacer un bien a la Naturaleza, se crean reservas naturales o parques ecológicos, ignorando las costumbres y tradiciones de los pueblos ancestrales, expulsan a los habitantes milenarios. Se olvidan de que esos salvajes, incivilizados, sin nombre son que han vivido los últimos 4 mil años en dialogo con la Naturaleza, aquellos que huelen la lluvia a miles de kilómetros, conocen el volcán, su estado de ánimo y predicen sus erupciones, perciben la migración de los pájaros, escuchan los mensajes de los vientos, leen el color de las aguas y son maestros de su medio.

Los planificadores de los parques artificiales introdujeron plantas foráneas y exterminaron los animales depredadores como: el lobo, oso y puma, provocando así un desbalance ecológico y una súper-población de flora y fauna, sin enemigos naturales; el caso de los Corzos, conejos y Jabalís. En ciudades como Florida con la expansión de los colonos y sus construcciones, paulatinamente se exterminan a los aligatores y sus habitantes naturales, la caza indiscriminada es casi legal, finalmente terminan convertidos en zapatos y carteras; a pesar de ser conocido que el Alligátor es un indicador ecológico imprescindible.

En Afrika los Masai viven entre Kenia y Tanzania, pueblos nómadas, habitan en las sabanas secas y viven de la ganadería; cuando sacrifican una vaca, utilizan todo el animal, incluido el estiércol para combatir a los mosquitos y cubrir las paredes de sus chozas.

Al sudeste de Camboya se construyen sobre el río casas, jardines y criaderos flotantes; sus habitantes se trasladan de un lugar a otro evitando los monzones, las precipitaciones y las inundaciones; „no abandonan sus casas y construcciones como normalmente lo harían las llamadas civilizaciones“. Viven de la cría de serpientes y cocodrilos, la serpiente es utilizada en su totalidad: los huevos como delicadezas, la carne para venderla ya sea frita o reseca, las vísceras para el consumo personal, la piel como alimento para los cocodrilos. Este es un ejemplo de sostenibilidad, de trabajo conjunto con la Naturaleza, de respeto a las exigencias y bondades del medio. En países europeos como Alemania se utiliza entre el 20% ó el 30% de la vaca o del cerdo, el resto se desecha!

En países civilizados a la lluvia se la considera molestosa e insoportable y no como normalmente lo es, necesaria para el crecimiento de las plantas y flores en los prados, praderas y montañas. „callar y gozar el silencio, escuchar el crecer de las plantas, el cantar de los pájaros y el murmullo de insectos y mariposas“.

La naturaleza cambia constantemente, ella exige un adecuado manejo y control de sus bosques y habitantes. No podemos deforestar, secar lo pantanos, desviar o canalizar ríos, imponer el monocultivo, introducir plantas y animales foráneos, extraer sus minerales, contaminar aguas y tierras, expulsar habitantes originarios, cazar indiscriminadamente sin pensar en las consecuencias o alteración ecológica, climática y global. La ruptura de la armonía o manejo inefectivo de la Naturaleza provoca una catástrofe ecológica y seguidamente una catástrofe social.

No tenemos derecho e manipular a la Naturaleza, más aún cuando sabemos que los transgénicos o alimentos diseñados son alimentos sin memoria genética, imposibles de digerirlos y no son fuente de energía alimenticias; son productos muertos, no aptos para el consumo humano. Lo más macabro de este tipo de productos, es que están destinados y predestinados a los pobres del mundo!

El hombre vive en simbiosis con la Naturaleza. La Naturaleza no es el bosque modelo sino la selva tropical inaccesible, los desiertos, los volcanes, las lluvias monzónicas, la nieve eterna, los ríos, las praderas, los lagos.

El deber del hombre moderno es evitar que la Naturaleza se revele en toda su dimensión, evitar que la humanidad deje de existir demasiado temprano debido a errores continuos, egoísmos desmedidos y ambiciones personales o grupales elitistas.

Artículo y Gráfico por Walter Trujillo Moreno, Febrero 2013


Walter Trujillo Moreno en Poemas del Alma

Presentado por Poemas del Alma

 Traduzca la página / Translate the page / Übersetzen Sie die Seite

Contacto: info[a] vulcanusweb.de